VII – El tiempo… nuestra propiedad mas valiosa

Sobre el tiempo se ha escrito más de un millón de teorías… si se mueve en forma lineal… si es espiralado… si es en círculos… si tiene ondas… si vibra como la cuerda de una guitarra… etc… etc…

El tiempo siempre esta presente en nuestra vida… desde películas de ciencia ficción donde las naves se desplazan a velocidades ínterespaciales… hasta la realidad de los pensamientos científicos, como la teoría de la relatividad de Albert Einstein, en la cual todo depende del espacio y el tiempo… lo mas importante que demostró esta teoría es que no existe un tiempo absoluto único, sino que cada individuo posee su propia medida personal del tiempo, medida que depende de dónde está y de cómo se mueve. El físico Stephen Hawking, en su libro Historia Del Tiempo, nos explica que hay tres diferentes flechas del tiempo… la primera es la flecha física, que es la dirección del tiempo en la que el desorden aumenta, donde todo va del orden al desorden, la dirección del nacimiento a la muerte… la segunda es la flecha psicológica, que es la dirección en la que muchos humanos sienten que pasa el tiempo, la dirección en la que recuerdan el pasado pero no ven el futuro… y por ultimo la flecha cosmológica, que es el paso del tiempo en el cosmos, la dirección en donde todo esta expandiéndose.

Los primeros en medir el tiempo fueron las civilizaciones antiguas, entre ellos los aztecas, incas, mayas, sumerios, babilonios, egipcios y griegos, y se corresponde con la observación de los astros y la especial atención que prestaban a los hechos regulares como las inundaciones, las sequías, las cosechas o la sucesión del día y la noche, en donde el ritmo de la naturaleza se impone a los hombres y son entonces los dioses quienes toman el control del tiempo, un tiempo que es sagrado… por ello es que en la antigüedad los únicos que conocían las fechas festivas eran los reyes y los clérigos… pero la Revolución Comercial que sufre la Europa Cristiana durante los siglos XI al XIII, cambia por completo las mediciones del tiempo… en las ciudades aparece un nuevo personaje: el hombre de negocios, muy distinto a los tradicionales mercaderes, ya que tienen una nueva forma de pensar y ordenar el tiempo estrechamente vinculado a la economía… comprende que no le sirven las jornadas divididas según las horas canónigas y el calendario religioso ya que no responden a los ritmos comerciales y financieros. Por ello el tiempo de la Iglesia es desplazarlo por el tiempo de la economía; un tiempo histórico, lineal, mesurable, previsible, orientado, que permitía la organización del trabajo y que era revalorizado en función de la idea de que “el tiempo es oro”…

Por ello en los negocios… de las finanzas… de la economía… el tiempo es el bien mas preciado… pero lo valorizamos de acuerdo a nuestras culturas… porque nuestros conceptos son diferentes:

El mundo material… es el mundo donde sus habitantes aman por sobre todo las posesiones materiales… es el mundo donde Stephen Hawking, coloca la primer flecha… la flecha física, que es la dirección del tiempo en la que el desorden aumenta, donde todo va del orden al desorden, la dirección del nacimiento a la muerte… este es un mundo parecido a un rompecabezas, en donde hay un solo orden correcto y una infinidad de desordenes o incorrecciones… todos sus habitantes pasan la mayor parte de su vida buscando ese orden correcto, todos buscan armar ese rompecabezas correctamente… pero solo muy pocos lo consiguen y esos son los únicos que logran el ansiado éxito…

El mundo formativo… es el mundo donde sus habitantes viven en un tiempo ficticio, viven en el tiempo pasado… es el mundo donde Stephen Hawking, coloca la segunda flecha… la flecha psicológica, que es la dirección en la que muchos humanos sienten que pasa el tiempo, la dirección en la que recuerdan el pasado pero no ven el futuro… este es el mundo de la melancolía… muy común en nosotros los inmigrantes… donde viven los que creen que “todo tiempo pasado fue mejor”… sin comprender que no lograran el éxito en el futuro sino “sueltan” sus ataduras al pasado…

El mundo creativo… el mundo de las mentes abiertas… es el mundo donde Stephen Hawking, coloca la tercer flecha… la flecha cosmológica, que es el paso del tiempo en el cosmos, la dirección en donde todo esta expandiéndose, donde todo crece y sus habitantes deben adaptarse rápidamente a ese crecimiento… tener la mente en positivo esperando su oportunidad… porque el tiempo no los espera… y deben estar en la estación en el momento que pasa su tren… porque esa es su oportunidad… por ello deben tener sus mentes alertas…

El mundo ideal… el mundo de los amigos del tiempo… son quienes lo conocen… saben manejarlo, manipularlo y cuantificarlo… son los que creen en las bondades del tiempo… y no dependen de ninguna flecha ni vector que señale el camino… porque el camino es parte de ellos y de su tiempo… los amigos del tiempo no lo pierden en la búsqueda de las piezas de ningún rompecabezas, porque saben que las “fichas” aparecerán solas en el momento oportuno… los amigos del tiempo no se voltean para ver el pasado, porque viven el presente mirando hacia el futuro… los amigos del tiempo tienen la mente, el cerebro y el espíritu en expansión… siempre van por mas… mas creación, mas formación, mas imaginación… por eso son los que obtienen todo lo que añoran los habitantes de los otros mundo… tienen posesiones… tienen oportunidades… tienen crecimiento… en definitiva son los dueños del tiempo… y por sobre todo son los dueños del futuro…

Share