Una buena carcajada y un largo sueño son las mejores curas

Una buena carcajada y un largo sueño son las mejores curas

Una buena carcajada y un largo sueño son las dos mejores remedios para todo, dice un proverbio irlandés

Y de alguna manera lo cierto es que no le falta razón. ¿Cuántas veces hemos pensado que necesitábamos descansar para encontrarnos mejor y ver las cosas de otra manera? ¿Cuántas veces una gran carcajada nos ha hecho liberar tensiones?
Probablemente la respuesta a ambas preguntas dé a entender que a lo largo de nuestra vida han sido frecuentes estas situaciones que planteamos. ¿Por qué? Porque la vida a veces nos agota y necesitamos dejar de rendirle cuentas, al menos dejar de hacerlo emocionalmente.
Como hemos dicho, para hacer frente a la sobrecarga emocional tenemos dos herramientas infalibles: dormir y reír. Hay muchas más, como por ejemplo hacer deporte, pero estas dos están a nuestro alcance cada día y en cualquier circunstancia.

La capacidad
del sueño para reiniciar nuestra mente
El sueño es indispensable para mantener la mente despejada y poder pensar con claridad. De hecho, nuestro cuerpo lo usa para eso, para reiniciarse, recargar energía, replantearse sus ritmos y retomar la vida con más fuerza.
Dado que el sueño es una necesidad básica como puede serlo comer o beber, debemos darle la importancia que realmente tiene. Así, para mantener una correcta higiene de sueño, debemos manejar adecuadamente los puntos que os presentamos a continuación:
Evitar las bebidas energéticas, la cafeína, el alcohol o el tabaco a partir de las 6:00 PM es básico para dormir correctamente.
Si bien debemos de hacer ejercicio físico con regularidad, debemos procurar que este se realice 3-4 horas antes
No ingerir grandes cantidades de alimentos y/o líquidos antes de ir a dormir.
No comer si se despierta durante la noche.
Mantener una temperatura agradable (no más de 23º) y reducir la luminosidad y los ruidos en el cuarto en el que vayamos a dormir.
No ir a la cama con hambre.
Evitar dormir en un colchón muy duro.
Reducir las siestas.
Retirar el despertador de la habitación para reducir la ansiedad.
Ir a la cama sólo cuando se tenga sueño.
Si a los 15-20min no se duerme, lo mejor es levantarse y realizar una tarea tranquila para volver cuando se tenga sueño.
Mantener horarios regulares y acudir a la cama sólo para dormir o mantener relaciones sexuales.
Si hay alguna preocupación que nos ronda por la cabeza, enchufarnos unas horas de sueño nos ayudará a ver las cosas de otra manera. Además, es en estos momentos que se hace mucho más importante tener en cuenta los puntos anteriores.

Share