<!--:es-->Televisa y la pesadilla de las nuevas reglas<!--:-->

Televisa y la pesadilla de las nuevas reglas

Lo que muchos creían que no pasaría en México empieza a ocurrir: por primera vez en la historia la televisión abierta se abre a la competencia, e incluso la mayor empresa en el mercado, Televisa, está obligada a ayudar a sus rivales.
El cambio inicia después de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) declaró a la televisora, así como al Grupo Carso del empresario Carlos Slim, como agentes económicos preponderantes, es decir, que dominan más del 50% del mercado donde operan.
Además, el IFT publicó la convocatoria para licitar dos cadenas nacionales de televisión abierta, proceso donde no podrán participar ni Televisa ni TV Azteca, la segunda televisora más importante del país.
Es la primera vez en la historia que se realiza una licitación en este mercado, pues anteriormente las concesiones para transmitir se otorgaban discrecionalmente por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
Analistas coinciden en que se trata de una decisión “histórica”, especialmente por la aplicación de limitaciones a Televisa que según la Comisión Federal de Competencia actualmente controla el 70% del mercado de televisión abierta.
“¿Qué va a pasar?, que Televisa por fin es considerada por el Estado mexicano como monopolio y se actúa en consecuencia”, le dice a BBC Mundo Raúl Trejo Delarbre, académico del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La televisora reconoce que la determinación del IFT es “importante” para sus operaciones, y de hecho horas después de que se conoció su declaración como agente económico preponderante en Wall Street y la Bolsa Mexicana de Valores bajó el precio de las acciones de la televisora.

Share