Superando la crisis económica

Superando la crisis económica

Los altibajos de la economía mundial y nacional están provocando un pánico exagerado entre la población, lo que ha impedido el libre flujo del dinero. Todo mundo se ha dejado llevar por el terror provocado por los señores que detentan el poder económico, y han ocultado su capital provocando una paralización de los recursos.
Lo único que debemos hacer para enfrentar esta crisis, es adaptarnos a ella. Solo en esa forma podremos subsistir. Soportar con calma y comenzar a buscar alternativas es la solución más inteligente. Adaptación es sinónimo de supervivencia y continuidad. Por lo tanto, debemos adaptarnos a lo imprevisto, acostumbrarnos vivir con lo incierto y considerar lo inseguro como lo más normal. La permanencia no existe.
Todo está en vías de modificación y evolución, la Vida no es estática. Si alzamos la mirada hacia el universo veremos que todo en él se mueve, se destruye y se modifica, así está diseñado desde sus inicios. Pero dentro de ese aparente caos, una infinita cantidad de circunstancias se juntaron para darnos la existencia.
Por lo tanto, es imperioso dar inicio a un plan de contingencia, buscando las mejores estrategias para sobrevivir en un mundo siempre cambiante. Nos corresponde ajustarnos al nuevo entorno, porque aquel que resista las circunstancias adversas y se vaya adaptando a ellas, sin miedos, sin prisas, un día a la vez, persistirá a través del tiempo.
Siempre ha sobrevivido el ser más inteligente y el mejor informado. Pero esto no le evitará enfrentarse al dilema de acertar o equivocarse. De nada le valdrá agitarse en el remolino de la desesperación, porque eso nunca le ayudará a encontrar las estrategias que le permitan lograr el éxito con el menor tiempo y esfuerzo.
La primera Ley de la Alquimia recomienda seguir a la Naturaleza, con la tranquilidad de quien está seguro de triunfar en el intento. Sería absurdo querer ir en contra de los acontecimientos, porque dígase lo que se diga, estos no han sido creados por nosotros, sino por el ritmo cósmico que rige los ciclos de la Vida, la cual mueve las conciencias a su libre albedrío.
No es el miedo a la crisis lo que nos llena de sobresalto, sino el miedo a lo desconocido que sucederá mañana. Causa angustia llegar a perder lo que hemos acumulado y las ventajas que hemos obtenido. Duele reconocer que a pesar de nuestros desvelos, las posesiones que hemos atesorado y la supuesta felicidad que disfrutamos, no eran para siempre sino de poca duración. Todo en el Universo se rige por ciclos de avance y aparente retroceso.
Para superar las crisis, se nos dieron varias herramientas para transformar las aparentes derrotas en resonantes victorias. Se nos dio la imaginación, para adelantarnos con sagacidad a los sucesos imprevistos. Se nos dio el valor, para tomar con cautela las decisiones más convenientes. Se nos dio el criterio, para decidir entre actuar con sabiduría o reaccionar con imprudencia. Y finalmente la paciencia, para soportar con entereza el dolor de las aparentes pérdidas. Usted decide si las aplica o no.

Share