<!--:es-->Sueños y realidades<!--:-->

Sueños y realidades

Está finalizando el año 2015, y todos deseamos cumplir algunos sueños.
Pero la pregunta es… ¿Nuestros sueños chocan contra la realidad?
Tener un sueño y satisfacer un sueño son dos cosas distintas, no quiero ser pesimista ni aguafiestas, pero veo todos los días, mucha gente que tiene sueños poco realistas, y luego se frustran al no lograr realizarlos. Me pondré de ejemplo, mido más de seis pies y peso más de doscientas libras, supongamos que  mi sueño es ser campeón de skate, o bailarín de ballet profesional. Por supuesto que puedo intentarlo, es un lindo sueño, pero por más que me esfuerce, con gimnasia y entrenamiento quizás logre aprender a bailar o a subirme a un skate, pero la realidad dice que nunca calificare profesionalmente. A esto me refiero, su sueño puede ser excelente, pero si no evaluamos las posibilidades, vendrán las frustraciones y la depresión, sentiremos que perdimos, cuando en realidad cometimos un error al intentar soñar algo irreal.

¿Que es un sueño?
Se trata de ideas y aspiraciones nunca realizadas, pero muy deseadas, de imágenes que surgen de nosotros mismos o de lo que otros esperan de nuestra vida. Cada uno tiene diversas formas de valorar su propia vida, deseando o añorando cosas físicas o espirituales que no siempre coinciden con la realidad. Muchas veces vemos nuestro pasado y futuro de un modo distorsionado, y algo parecido ocurre con el presente, con lo que somos y hacemos ahora. Una cosa es nuestra realidad concreta, nuestro modo de ser, nuestras acciones de cada día, nuestra vida familiar y profesional y otra lo que desearíamos ser y lo que pensamos ser. A veces surgen sueños que nos agobian, porque deseamos volar más alto de lo que realmente podemos, pero a pesar que parezca algo negativo, realmente es una forma de estimular a una sana auto-superación, porque nos saca de nuestra pereza y nos lanzan a buscar metas elevadas, pero debemos ser consientes de esto porque al no lograr estos sueños podemos frustrarnos o deprimirnos, cayendo en amarguras profundas, en desalientos, o simplemente en una actitud que nos impide apreciar la realidad en todas sus riquezas y en todos sus límites.

Sueños irrealizables
Los sueños irrealizables son… irrealizables. Soñar una y otra vez con lo que no está a nuestro alcance genera frustraciones y cansancios, y lleva al corazón a un descontento profundo ante la realidad concreta en la que se desarrolla la propia vida. Debemos aprender a alejar de nuestra vida la envidia, los deseos de soñar lo que otros sueñan, porque no nos sirven para nada y pueden llegar a hundirnos en una amargura absurda, y esconder tras esa envidiar nuestras frustraciones. Debemos encontrar nuestros propios sueños, porque los sueños desmedidos, no pueden ser nunca el parámetro para valorar nuestra vida ni para orientar nuestras decisiones. Muchas personas se sienten descontentas de la forma que viven y de lo que hacen, y de allí surgen sus sueños y aspiraciones que no responden a la realidad, creyendo que el vecino o el familiar o el amigo posee la felicidad que ellos no tienen. Desearían realizar otro trabajo, tener otro esposo o esposa, incluso definirse con otras características físicas y psicológicas. Estos sueños (realizables o no), generan una profunda insatisfacción interior, llevando al alcohol, las drogas, la depresión y hasta el suicidio.

Los sueños realizables
Debemos aprender a generar sueños buenos, esas aspiraciones legítimas y sanas, que vienen tanto de uno mismo como de los demás, esos sueños que analizamos serenamente y comprendemos que son realistas, esos sueños que nos ayudaran a iniciar caminos de superación personal y de avanzar así hacia metas concretas.
Todos tenemos cualidades que forman parte de nuestra condición personal, que si las conocemos y sabemos aprovechar, nos beneficiaran en proyectar las decisiones, sobre las experiencias y conocimientos de nuestro pasado. Conocer nuestros limites internos y externos, nos ayudara en situaciones donde debemos aceptar nuestro cuerpo, nuestra edad, nuestra familia, nuestros amigos, nuestro hogar, nuestro trabajo o estudios.

La formula de soñar realidades
Debemos encontrar algo que nos guste hacer, que disfrutemos hacer y que haríamos a cambio de nada, y una vez que nos profesionalicemos en los que realmente nos gusta, lo haremos de tal manera que la gente estará feliz de pagar por ello. Si hacemos lo que realmente nos gusta, no nos preocuparemos por los beneficios económicos, si hacemos algo que amamos, seguro que lo haremos tan bien que después nos pagarán por hacerlo. Esa es la formula de soñar realidades. Esta es la mejor manera de vivir y concretar nuestros sueños.
Hasta la próxima.

Share