<!--:es-->Soluciones de Estado, Inquiere The New York Times: Podrá convertir Peña Nieto su Agenda en Política Nacional.<!--:-->

Soluciones de Estado, Inquiere The New York Times: Podrá convertir Peña Nieto su Agenda en Política Nacional.


Desde el lejano 1993, donde se publicaron 271 artículos de nuestro país en The New York Times, no se había presentado en la prensa internacional, una imagen tan favorable de México en el Exterior, como lo fue en ese entonces tras la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC), el cual abordó en un 50% el tema económico en los desplegados y en un 37% versaron respecto a temas del sistema político mexicano y los reportes sobre las negociaciones políticas de aprobación del TLC en el Congreso de EUA; temas que destacaron por encima de los aspectos sobre crimen, corrupción, violencia en la frontera y migración indocumentada que ocupó tan solo el 13 % de los rotativos.

En efecto de 1993- 1994 representó el periodo máximo de interés noticioso The New York Times, porque el diario presagiaba que el TLC tendría un efecto positivo sobre su vecino del sur; confiaban que el acuerdo comercial obligaría a México a modernizar su sistema político y económico, aumentando la estabilidad del país y empujándolo hacia adelante. Sin embargo las notas sobre México en temas de política y economía no fueron muy favorables, por el empoderamiento de los sindicatos y ambientalistas enrarecían el ambiente político.

La percepción de México en el exterior ha cambiado tras la aprobación de las reformas laboral y educativa, sumado a esto, la aprehensión de Elba Esther Gordillo y la reforma de telecomunicaciones, así como el Pacto por México está superando la parálisis legislativa, porque incorpora parte de los programas que abandera el PAN Y PRD, han dado un viraje en los 4 meses de administración del Presidente Enrique Peña Nieto, señal que apunta a que México camina en la dirección correcta, que tiene rumbo y con una clase política de oposición que ha dejado la diatriba y la descalificación, fortaleciendo así la vitalidad del sistema político.

Hoy día, la energía se orienta a criticar con propuesta. El paisaje de la política interior se aclara y en el exterior, el país se ve muy bien desde Washington DC. Tan es así que el presidente Obama aceptó la invitación del presidente Peña Nieto para visitar nuestro país a principios de mayo.

Empero, el editorial The New York Times no duda en publicar, “ahora que el PRI está de regreso en el poder después de 12 años de ausencia; debe demostrar que Peña Nieto puede convertir su ambiciosa agenda en política nacional”. El Pacto por México que ya logró redefinir el sometimiento de los poderes fácticos a la rectoría del Estado está llamado a ser como afirma Luis F. Aguilar “un pacto social y político que de origen al Estado que se exige y no solo uno alrededor de políticas públicas, programas sociales, el cual requiere –en alusión al NYT- de una Presidencia de Estado, y no solo una de Políticas y Administración Públicas. En definitiva, los problemas nacionales son mayormente de Estado que de Gobierno.

Peña Nieto desde la campaña electoral planteó una democracia de resultados, mediante un Estado Eficaz – entiéndase por Estado- el ascenso de un pueblo a un nivel superior de su acción histórica. Peña Nieto ha identificado que la inseguridad es un freno para el desarrollo, y ha asumido que la violencia en México es estructural, cuyo origen radica en la desigualdad económica y en la inequidad en el acceso de oportunidades.

Estas realidades son la causa de que la marca México haya perdido valor; la apuesta del mandatario mexicano es que todas las políticas públicas impacten en bienestar de la población.

Sin duda, los editoriales The New York Times como del Washington Post, inciden en las percepciones y opiniones de quienes toman las decisiones en la Unión Americana. El Prestigiado diario Neoyorkino plantea en su editorial del primero del primero de abril que “ahora que el PRI está de regreso en el poder después de 12 años de ausencia; debe demostrar que Peña Nieto puede convertir su ambiciosa agenda en política nacional”, destaca el editorial.

Para que un Estado se precie de ser eficaz, deberá saber comunicar las fortalezas y logros del país, con una estrategia similar a la que hacen las empresas de marketing y cabildeo. La Prensa nacional e internacional está interesada en alinear sus contenidos al interés público; los lectores prefieren notas que los ayuden a entender mejor las fuerzas políticas y económicas que afectan su entorno inmediato. El Presidente sabe que cambiar la percepción de México es tan importante que es una tarea propia que debe asumir con objetivos claros, metas específicas y medibles.

Suiza lo hizo, a través de una comunicación en el exterior, con contenidos temáticos, focos regionales dirigidos a grupos-objetivos.

México tiene en sus comunidades en el exterior, (México-americanos) aliados estratégicos para influir favorablemente en la opinión pública, toda vez que esta administración los ha visualizado como agentes para el desarrollo. A la par de una estrategia de comunicación ad-hoc a la par de recuperar nuestro capital humano en el exterior, representa el principal activo que cuenta México como palanca para el desarrollo.

Para que México no desaproveche su mejor momento; implica pensar estratégicamente en políticas nacionales, establecer propósitos definidos de acuerdo al momento preciso que se encuentra el país, lograr consensos en torno al camino que conviene seguir y conectar los medios con los fines, evaluando y comparando permanente su desempeño frente al mundo.

El Índice de competitividad internacional con sus 10 criterios es un termómetro para identificar, fortalezas, retos y debilidades ahora que México, se mira como un actor con responsabilidad global.

The Washington Post, ha dedicado un editorial para aplaudir las reformas del Gobierno actual e incluso a ponerlo como ejemplo a seguir para Estados Unidos.

Barack Obama, adelantó que entre México y Estados Unidos se inicia una nueva era de “increíbles oportunidades”, no las dejemos pasar de largo.

Share