¡Sí existe una fórmula para alcanzar la felicidad!

¡Sí existe una fórmula para alcanzar la felicidad!

Investigadores aseguran que han inventado una fórmula que puede determinar qué tan felices somos

Pasamos la mayor parte de nuestras vidas intentando averiguar qué es lo que nos hace felices, pero un nuevo estudio asegura que la clave para la felicidad es una muy larga ecuación.
Un estudio del University College London pidió a 47 extraños que realizaran ciertas tareas. Su nivel de felicidad fue medido después de cada una de ellas.
Primero, los participantes debieron decidir cómo dividirían un premio en efectivo con alguien a quien nunca habían conocido. Luego apostaron por un premio mejor y pudieron ver cómo le fue a las otras personas producto de su apuesta.
Los resultados sugieren que las personas se sintieron más felices cuando había igualdad entre sus circunstancias y las de los extraños. La desigualdad condujo al descontento.
Los resultados, publicados en Nature Communications y reportados por el Daily Mail, fueron agregados a la fórmula de la felicidad, que fue creada en 2012 e incluye la culpa y la envidia entre otros factores. Ahora es una ecuación enorme que los científicos aseguran puede descifrar qué tan felices somos.
El autor del estudio, Dr. Robb Rutledge del UCL Institute of Neurology and Max Planck Centre for Computational Psychiatry and Ageing Research dijo: “Nuestra ecuación puede predecir exactamente cuán felices se sentirán las personas basándose no sólo en lo que les ocurre sino en lo que le ocurre a los demás. En promedio, las personas fueron menos felices si otros obtuvieron más o menos que ellos, pero esto varía de persona a persona”.
Mientras que el patrón general es que la gente quiere igualdad con los extraños, algunas personas fueron más generosas que otras al dividir el premio inicial, dependiendo de su miedo de obtener algo mejor o peor que la otra persona. Algunos temieron más la desigualdad que otros, mostrando un nivel más elevado de empatía.
La conclusión principal del estudio es que la felicidad podría depender menos de uno mismo de lo que solíamos pensar y de hecho se relaciona más con nuestra percepción de las circunstancias de los demás.
Aunque podría pensarse que los humanos somos más felices cuando tenemos una mejor vida que el vecino, en realidad lo que queremos es igualdad.
Esto podría explicar por qué nos sentimos tan bien cuando vemos a personas que creemos que tienen demasiado éxito como las celebridades fallar, pero somos generosos con las personas que necesitan caridad.

Share