<!--:es-->Quiérete: La Importancia de la Autoexploración<!--:-->

Quiérete: La Importancia de la Autoexploración

Si bien no previene el cáncer de mama, la realización periódica facilita la detección oportuna y el tratamiento temprano, así lo explica Alejandra Quintero Herrera, especialista de la Fundación Cimab (Asociación Mexicana Contra el Cáncer de Mama A.C), y comenta que a partir de la edad de los 20 años se recomienda practicarla ambos senos una vez al mes, dos o tres días después de haber terminado el periodo menstrual, y en el caso de las mujeres que están embarazadas o ya no menstrúan, pueden elegir un día fijo al mes. Y subraya que si están lactando, es recomendable hacerlo con el pecho vacío de leche.
A partir de los 25 años de edad, es indispensable acudir al médico anualmente para una exploración clínica mamaria, en la cual el médico palpará y observará las mamas en búsqueda de algo anormal. A partir de los 40 años, se sugiere realizarse una mastografía, con una frecuencia de cada dos años o bien, la que el ginecólogo señale en base al historial médico.
Respecto a la autoexploración, Alejandra Quintero Herrera expresa que lo ideal es no hallar ninguna anormalidad, sin embargo hay que estar muy atenta si se encuentra:
• Una bolita.
• Cambios de color
en la piel de las mamas.
• Cambios en la forma
o posición del pezón.
• Cambios en la textura de la piel (que se vea como piel de naranja, llagas, úlceras o resequedad).
• Dolor, inflamación
o cambios evidentes
entre una mama y la otra.
• Salida de sangre o
líquido por alguno
de los pezones.

La especialista destaca que es vital, en caso de encontrar alguna anomalía hay que acudir al médico para su pronta atención: “El doctor con el que hay que asistir es el ginecólogo o un médico familiar. Si en la familia hay antecedentes de cáncer de mama, lo mejor es visitar directamente a un cirujano oncólogo”, afirma.

Factores de riesgo
La experta expone que entre los más importantes se encuentran tener más de 40 años, que existan antecedentes familiares, haber tenido la primera menstruación antes de los 12 años, así como haber comenzado la menopausia después de los 55 años, además de:
• No tener hijos o
haberlos tenido
después de los 30 años.
• No haber amamantado
al bebé.
• Uso prolongado y sin vigilancia médica de anticonceptivos hormonales, o de hormonas durante la menopausia.
• Tener sobrepeso.
• Consumir una dieta
cargada de alimentos
ricos en grasa y azúcares
refinados.
• Consumo de alcohol
(2 o más copas al día).
• Fumar.

Quererse a sí misma significa tener un puntual cuidado de la salud personal, la visita al ginecólogo para la revisión médica de rutina, así como la adopción de un estilo de vida que incluya la práctica de alguna disciplina deportiva.

Para ver:
Autoexploración mamaria, 7 pasos.

Colaboración de Fundación Teletón México
“La resiliencia te ayuda a crecer
en la adversidad”
bojorge@teleton.org.mx

Share