<!--:es-->¿Qué es el dinero?<!--:-->

¿Qué es el dinero?

Desde los albores de la humanidad las personas trabajaron por su sustento y el de sus familias. La caza y más particularmente la agricultura provocaron que por primera vez existiera una excedente de productos y la especialización del trabajo, lo que orientó naturalmente a las personas a intercambiar sus productos con otras personas, gozando así no solo de variedad sino de un mayor ingreso de bienes. Con el pasar del tiempo se hizo notorio que para obtener más y mejores bienes la acumulación resultaba imposible en algunos casos. La gente necesitaba encontrar una herramienta de intercambio que representara un valor común para toda la sociedad y con el cual pudieran dar equivalencia a sus bienes. Fue de este modo que nació el dinero, como una herramienta de intercambio y representación de valores.
Desde sus humildes orígenes minerales, el dinero fue concebido como una herramienta y no como un valor en sí mismo. El uso del dinero fue y sigue siendo el de compensar con él un valor objetivo, y de este modo se ha mantenido por siglos. La acumulación de dinero siempre representó la capacidad de poder obtener y producir más y mejores bienes, no solo el hecho de acumular por acumular. La gente ciertamente no come oro, pero mientras más tenían, más y mejores productos podían obtener para alimentarse.
Esta historia sufrió un triste quiebre en algún punto, en donde pusimos al gobierno a cargo del manejo del dinero, a través de Bancos Centrales y políticas monetarias. Abandonamos los orígenes dorados del dinero como herramienta para creer que bonos y billetes eran valores absolutos. Como era de esperar las consecuencias de esto golpearon y siguen golpeando a naciones así establecidas. Vemos tristes ejemplos de cómo al perder de vista la identidad real del dinero, países enteros se sumen en la inflación, tal como el triste caso del billete de un trillón de dólares de Zimbabue, que es totalmente inservible.
Hoy la tecnología nos ofrece alternativas a la centralización del dinero, poniendo a nuestra disposición desde herramientas para la compra, venta y acumulación de oro, plata y hasta el cada vez más popular Bitcoin. Todos los días, la gente encuentra nuevas y mejores formas de escapar del control arbitrario de gobiernos y políticos y devolver así el verdadero espíritu al dinero.
Pero al mismo tiempo existen amenazas centralistas que proponen usar estas nuevas herramientas desde el poder, proponiendo y en algunos casos imponiendo el uso de alternativas monetarias digitales manejadas y controladas por los mismos bancos centrales que perdieron de vista el norte de lo que el dinero es en sí.
Ayn Rand expresó en su best seller “La rebelión de Atlas”: El dinero es sólo un instrumento de cambio, que no podría existir si no se produjeran géneros ni hubiera hombres capaces de crearlos. El dinero es la forma material de ese principio, según el cual quienes deseen tratar con otros, han de hacerlo por el comercio, entregando valor por valor. El dinero sólo es posible gracias a quienes producen.

Share