<!--:es-->PND: reconoce obligación del  Estado Mexicano reintegrar a México a  los repatriados de EU con oportunidades para su desarrollo económico y social.<!--:-->

PND: reconoce obligación del Estado Mexicano reintegrar a México a los repatriados de EU con oportunidades para su desarrollo económico y social.


El Ejecutivo ha considerado una añeja demanda del Consejo Consultivo de los Mexicanos en el Exterior que desde el 11 y 13 de noviembre de 2009, fecha que se llevó a cabo en la Ciudad de Guadalajara, Jalisco la XIV Reunión Ordinaria del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior con la asistencia de 100 consejeros y 13 consejeros de transición, se “insistió en los esquemas de certificación de competencias laborales y, siguiendo la recomendación de los consejeros, para avanzar en la difusión de los derechos de los trabajadores migrantes”, incluyendo ahora el enfoque transversa de género, que arroja que el 46% de los migrantes son mujeres.

En la página 47 del Plan Nacional de Desarrollo (PND), que presentó el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, precisa que el endurecimiento de la política migratoria en los Estados Unidos “obliga al Estado Mexicano a diseñar y ejecutar programas y acciones que garanticen su reintegración al país con dignidad y oportunidades para su desarrollo económico y social”, lo que representa un parteaguas respecto a la corresponsabilidad de los tres órdenes de gobierno, del cual se espera posterior al anunció se deriven políticas públicas como la certificación de competencias laborales, se considere la aportación del capital humano de nuestros connacionales deportados considerándolos agentes para el desarrollo.

En la era de la Migración, la lectura que plantea en el PND, que para que México sea un actor con responsabilidad global, para hacer frente a los desafíos globales, con una población de 11.8 millones de connacionales que residen en Estados Unidos, exige de una “política pública que debe atender las particularidades de origen y destino, los perfiles migratorios, las estrategias de cruce e internación, la repatriación, inseguridad y los derechos humanos. Por ello, es urgente el diseño e implementación de políticas, acciones y programas innovadores que, de manera integral e incorporando a los sectores de la sociedad civil, la academia y el gobierno aporten con responsabilidad conocimiento y herramientas para hacer frente a las distintas necesidades de los migrantes, en sus diversas modalidades”.

Respecto a la corresponsabilidad de la gestión migratoria, el PND, es revelador respecto al compromiso del Estado Mexicano, de contar con una política integral de defensa de los intereses de los mexicanos en el exterior.

Lo expuesto en el Plan Nacional de Desarrollo, refiere que la agenda de política exterior se ha diversificado; siendo el comercio con 20 menciones, uno de los ejes torales que le imprimirán rumbo al quehacer Gubernamental, le sigue oportunidades 16 alusiones, integración productiva 12, ampliar los mercados y la promoción económica, turística, democrática, derechos humanos, inversiones y de capital importancia el desarrollo interno, con 5 indicaciones.

El diseño de política pública está orientada a la democracia de resultados, para lo cual la quinta meta del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 comprende las políticas del Gobierno de la República encaminadas a defender y promover el interés nacional en el exterior, y a contribuir al cumplimiento de los objetivos de desarrollo de México, a través de relaciones cercanas, mutuamente benéficas y productivas con otros países, sustentadas en una política exterior vigorosa, sustantiva y activa.

Estados Unidos sigue siendo el país de mayor interdependencia con México, referido en nueve ocasiones., en virtud de la densidad poblacional mexicana avecindada en la Unión Americana, con 11. 8 millones de connacionales, y cuyo socio comercial tiene un impacto de 494 mil millones de usd en 2012, casi 1 millón por minuto, a pesar de que México cuente con 44 acuerdos de libre comercio, el 40 % de sus exportaciones se dirigen a EU, Canadá 25%, China 4 % y Europa 2 %.

Como región, América del Norte ocupa el mismo interés de América Latina con seis menciones, los Estados Americanos (OEA), Centroamérica y Mesoamérica una alusión. El Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP) es la negociación comercial más importante y ambiciosa a nivel mundial. Los países que actualmente están negociando dicho Acuerdo son Australia, Brunei Darussalam, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam, Canadá y México.

Desde los sectores Think-tank tales como Centennial Group Latin American, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), del Instituto Mexicanos para la Competitividad (IMCO) y el Centro de Análisis de Políticas Públicas México Evalúa, la ruta en que transita el país, e incluye estrategias similares a las formuladas en el libro; Una nueva Visión: México 2042 con siete pilares que empatan con el Pacto por México correspondiente a los Acuerdos para el crecimiento económico, el empleo y la competitividad.

La primera: Construir una economía 1. Construir una economía altamente productiva y fundada en un fuerte desarrollo del capital humano, acceso a energía a precios competitivos, infraestructura avanzada y financiamiento.

2. Reducir desigualdades y fomentar la inclusión a través del mejor entrenamiento de la población; acceso al crédito, desarrollo de alta tecnología en el país, lo que supone atacar al sector informal.

3. Aumentar la competitividad a través de mejoras en el ambiente de negocios.

4. Asegurar un ambiente macroeconómico estable y lanzar reformas fiscales importantes.

5. Corresponde al Estado de Derecho, sobre todo, en cuanto al cumplimiento.

6. Mejorar la gobernabilidad y restablecer la ley y el orden. Principios que forman parte de dos acuerdos del Pacto: Gobernabilidad democrática, y Seguridad y justicia.

7. La última estrategia del amplio análisis corresponde a consolidar la posición global de México como una economía emergente importante. Con una mayor atención en América Central para disminuir el narcotráfico y promover una región próspera, así como estrechar los vínculos con el resto de la región, incluyendo a Brasil, para reducir la vulnerabilidad a EU.

El primer PND es innovador ya que incluye indicadores para medir las grandes metas del país, en 31 objetivos, 118 estrategias y 819 líneas de acción. Sólo lo que se puede medir se puede evaluar, por lo que ya existe entonces una poderosa herramienta para medir la efectividad del gobierno, de acuerdo a resultados y no sólo a logros parciales o insuficientes, se propone lograr lo que el sentido común recomienda: progreso, desarrollo, empleo, competitividad, más y mejor educación, seguridad y justicia, competencia en mercados económicos, inclusión social, inserción efectiva en la comunidad internacional, entre otros objetivos.

El PND es una hoja de ruta que rebasa colores partidistas y exige la participación democrática de la sociedad. Dejar la tarea sola al gobierno federal no sirve, porque el trabajo ha de ser de todos.

Share