México fabrica más drogadictos

Por Jorge Hugo García

Doctor en Psicología.

Como país tercermundista, México se ha convertido de un plumazo en la más temible fábrica de adictos a todas las drogas degenerativas del sistema nervioso y la personalidad. El Gobierno pretende destruir toda su estructura educativa y los valores morales que pregonan sus programas pedagógicos, producto de años de sesudos estudios y luchas de la inteligencia.

Desde hace unas semanas, el país se habrá de convertir de la noche a la mañana en el paraíso de los adictos, gracias al decreto de la Cámara de Diputados, quienes por su ignorancia e incapacidad, no han encontrado una solución para detener al Narco. “Y si no puedes contra tu enemigo mejor únete a él”, cosa que hicieron al tomar la cómoda decisión de liberar las restricciones por la posesión de mariguana, cocaína, cristal, heroína, anfetaminas, etc., con tal de que sean “cantidades mínimas”

El que no se haya dado la señal de alerta a través de los medios, demuestra la siniestra dominación del gobierno sobre los medios de difusión. Con esta estúpida decisión se le da luz verde a las narco-tienditas, a la venta indiscriminada de drogas en escuelas desde las primarias hasta las Universidades, oficinas, transporte público, Clubes deportivos, Mercados, Restaurantes, y hasta en las Iglesias. Así levantaremos cínicamente la industria del turismo y volveremos a ser la cloaca del país del norte.

Ahora todo mundo podrá salir de su secreto escondite para mostrar su adicción sin ser molestado. Esta criminal Ley solo pudo haberse gestado en la mente de Diputados y Senadores adictos, a esos quienes el Narco los tiene en su nómina de pagos. Siempre he propugnado para que se les apliquen rigurosas pruebas psicológicas y análisis antidoping a los servidores públicos, sobre todo a los de primer nivel, desde el Presidente de la República, sus Secretarios, los Magistrados del Poder Legislativo y Judicial hasta el último conserje.

Pero esta medida no les sería conveniente, porque desde hace años se sospecha que el 95% por de los servidores públicos tienen alguna o varias adicciones o consumen algún tipo de droga, legal o prohibida. Esto les afecta directamente al cerebro y sistema nervioso, y sus dopadas actitudes y decisiones nos perjudican severamente a todos.

Estos seres nos cuestan millonadas por los estratosféricos sueldazos y compensaciones que se adjudican. Estamos pagando demasiado caro por un servicio malo. La única forma es presionarles para que desocupen el puesto, ya que son nuestros empleados y no dioses Infalibles. Estos personajes tienen muchos egos negativos y deformaciones de su personalidad, lo vemos en sus campañas por sus actuaciones y luego por los ayudantes que escogen, los cuales se dice, todos son consumidores de alguna substancia prohibida o de alguna psicopatía.

Pero el uso generalizado hace la costumbre, y esta se convierte en Ley. Lo triste es que estamos embrutecidos con el futbol, y se ha descuidado impulsar a los científicos. Porque un país es rico y poderoso no por el fut bol, sino por el despliegue de sus científicos, los cuales, al no encontrar apoyo se ha vendido al Narco para darle estructura tecnológica y cibernética en la producción, distribución y venta de sus venenos. Si el narco tiene la capacidad económica para liquidar la deuda externa del país, cuanto y más para comprar tecnología de vanguardia.

La liberación de las drogas, “en cantidades mínimas” abrirá un abanico de posibilidades para los mercados, boticas, Mini markets, y el comercio informal. Todo mundo va a querer un permiso para la venta de drogas. Y el aparato gubernamental no podrá controlar el menudeo ni el mayoreo, aunque Hacienda les exija que paguen impuestos. De todos los niveles sociales surgirá la petición para abrir un expendio de drogas en “cantidades mínimas para el consumo personal” tal como sucede con el alcohol y los cigarros. Se venderán hasta en los mercados sobre ruedas.

Se sobre entiende, que “alguien” se dedicará a producirla abiertamente, siempre que sean “cantidades mínimas”. Proliferarán la siembra y los laboratorios caseros, amén de los grandes sembradíos, los cuales contarán con la protección legal, siempre que se fracciones en pequeñas comunas o parcelas. El Gobierno no podrá controlar su explosión, la cual será más letal que las armas de destrucción masiva inventadas en el siglo pasado. Toda la estructura anti-narco y el dinero que nos ha costado para combatirlo se habrá perdido.

Ahora los señores diputados tendrán que expedir más leyes para llenar los recovecos de las ya existentes, lo que significará gastos inimaginables a la hora de aplicarlas, por el numeroso elemento administrativo y policial que habrá de requerir. Liberar las drogas solo es signo de impotencia de estas personas a quienes les dimos autoridad para que pensaran y decidieran por nosotros, y quienes por sus resultados han demostrado falta de astucia y criterio para resolver el problema. Son empleados ineficientes, caros y debemos despedirlos.

La fuerza no se combate con al fuerza porque genera resentimientos que nunca terminan. Y sólo la educación, y no la información que predispone a la imitación, puede frenar este consumo. Las raíces del problema se iniciaron por la marginación social derivada de la pobreza, la cual ha sido generada por la usura en todos los niveles, desde la local hasta la internacional. Destaparon la caja de Pandora y no podrán cerrarla.

La pobreza solo genera más pobreza y esta termina por romper todos los esquemas legales. Infortunadamente no tengo la respuesta al problema, pero hay muchos cerebros en nuestro país que podrían aportar soluciones brillantes en lugar de optar por la represión. Debe hacerse un llamado a los Científicos, a las Asociaciones, a los Colegios de Profesionistas, a las Barras de Abogados y a la sociedad en general, para que aporten soluciones que sean tomadas en cuenta. El Sistema Político no nos está funcionando y debe ser modificado de inmediato mediante el imperio de la razón y la inteligencia, y no a través de las armas.

Estos señores Diputados están dañados del cerebro, y quieren que toda la población imite su mal ejemplo para que los disculpe en sus canalladas. Se sospecha que Narco los ha comprado y por eso no se molestan en encontrar soluciones. Creo que seria muy buena medida disminuir su número a la mitad para quedarnos con los menos malos, así nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza. Claro que van alegar que el consumo es responsabilidad del que la usa. Pero no se dan cuenta que ellos están provocando su proliferación.

Y si esta Ley la aplican con efecto retroactivo, como de seguro va a suceder, en poco tiempo nos puede llevar a desalojar el 60% de los reos de todas las cárceles, esos que fueron culpables de haber sido sorprendidos vendiendo drogas en “cantidades mínimas” (las cuales nadie ha podido establecer) alegando ser para su personal.

Esto vislumbra que tendremos más criminales libres en las calles, y nosotros seremos los cautivos en nuestros hogares. Toda la productividad se paralizará creando más pobreza la cual generara aún más descontento social y criminalidad. Y para supervisar la aplicación esta ley, se deberán contratar más burocracia y empleados de vigilancia; los cuales como ya se sabe, se habrán de corromper durante su desempeño.

¿Dónde están los Colegios de Profesionista y las diferentes Cámaras? ¿Dónde están los Sindicatos de Maestros para levantarse en contra? Ahora sí, el pueblo los apoyaría sin discusión. Pero ellos también tienen escondido lo suyo. Vamos para atrás. Jorgehugo_garcia@yahoo.com.mx.

Share