<!--:es-->Mexicano indocumentado hace historia y cumple sueño en MLS<!--:-->

Mexicano indocumentado hace historia y cumple sueño en MLS

La violencia y los cárteles de droga en Ciudad Juárez causaron que la familia Aguilar dejara su vida en México y emprendiera un viaje con destino a Estados Unidos en busca de una mejor vida en 2004. Miguel, un chico de 11 años en ese entonces, era parte de la comitiva y no tenía muchas opciones de elegir. Fue una decisión que quedó fuera de sus manos, pero que en el futuro lo catapultó a convertirse en jugador profesional y defender ahora la casaca del DC United.
Llegar a la MLS no fue fácil. Primero, por todo lo que involucró un cambio tan drástico en su vida como dejar atrás Ciudad Juárez y adaptarse a un nuevo lugar, como por las necesidades de su familia. Miguel Aguilar encontró sus respuestas en el futbol y en la escuela. A los 18 años le prometió a su madre que si no veía remunerado su esfuerzo por el deporte, buscaría un trabajo por otra parte.
Una beca deportiva, sin embargo, cambió el destino del jugador, quien cursó la preparatoria y posteriormente fue egresado de la Universidad de San Francisco. El balón y los estudios siempre estuvieron de la mano y tuvieron su recompensa.
“Me propuse ir al colegio, seguir estudiando y jugar futbol al mismo tiempo. Jugué en la Universidad de San Francisco y cuatro años después, DC United me agarró en el Draft”, compartió Aguilar en entrevista con ESPN Digital.

“Siempre he pensado que el futbol es un idioma universal por lo que el proceso no ha sido difícil, es algo que he estado haciendo toda mi vida, yo nada más llegué al equipo, jugué mi futbol y me integré muy bien al grupo, no fue un proceso tan complicado, simplemente ha sido dedicación y echarle con todo”, refirió sobre lo que implicó llegar a un equipo profesional.

El caso de Miguel se convirtió en único el año pasado en Estados Unidos, pues fue el primer deportista en firmar con un equipo profesional pese a llegar al país como indocumentado y después recibir un permiso de trabajo, mismo que obtuvo gracias a que su arribo a la Unión Americana ocurrió antes de que cumpliera 16 años.

Share