<!--:es-->Manual de los padres de hoy<!--:-->

Manual de los padres de hoy

La noticia de la llegada de tu hijo fue el detonante para que de un momento a otro vivieras una serie de emociones e imaginarás la forma en que cambiará tu vida a partir de entonces. Habrá muchas cosas que aprenderás en el camino, pero en otras, el hecho de conocer la experiencia de quienes ya pasaron por ahí te será de mucha utilidad. Es hora de darle la bienvenida a tu bebé.
Daniel pensaba que tenía todo bajo control cuando supo que se convertiría en papá. Los años que pasó observando cómo se desarrollaban sus sobrinos y la manera en que sus hermanos asumían la paternidad fueron para él la mejor escuela, hasta que el momento de involucrarse en la espera de su propia hija le hizo ver que si bien esas vivencias le allanarían el camino, ser el responsable directo de una nueva vida era punto y aparte.
Sus principales miedos, dice, eran claros: “Por supuesto que me inquietaba el aspecto económico, pero mucho más saber que el que mi hija naciera sana y en un buen ambiente dependía no solamente de mi pareja, sino también de mi, así que me empecé a involucrar en todo, desde conocer los tipos de partos que existían, participar en los cursos psicoprofilácticos hasta informarme acerca de cómo se es padre, plantearme qué es lo que quiero que mi hija aprenda y el tipo de persona que debe aprender a ser, pues a partir de ahí, uno tiene que fortalecerse
así mismo e incluso cambiar actitudes para poder transmitir lo mejor”, comparte Daniel Salgado, padre de Daniela de dos años.
El aspecto económico es quizá un común denominador en lo que se refiere a las preocupaciones que aquejas a los nuevos padres, y no es para menos, pero afortunadamente, como agrega Daniel “no hay nada que una buena organización y algunos cambios en la forma de gastar, no puedan resolver”. La verdadera inquietud radica en cómo crear personas íntegras, responsables y capaces de enfrentar la vida con plenitud.
En este sentido, el doctor Manuel González Oscoy, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica: “Afortunadamente el concepto de paternidad
ha cambiado de manera importante en nuestros tiempos; el papá se involucra en la formación de los hijos y esto conlleva una mayor responsabilidad y compromiso de su parte, más allá de ser sólo proveedores del
aspecto material. Ahora se informan y comparten el embarazo, las visitas al médico, incluso hay quien acompaña a su mujer en el momento del parto, pero lo importante es que este lazo de unión no se rompa con el nacimiento, por el contrario es cuando más se debe fortalecer”.
Otras de las cosas que un padre puede descubrir con esta oportunidad es la necesidad de dar apoyo a la pareja y que pueden convertirse en conciliadores, socios, educadores y no solamente proveedores del hogar.
Y así lo refuerza el doctor González Oscoy: “La comunicación en la pareja cambia a partir de que llegan los hijos, el tema principal dentro de las conversaciones ya no son ellos mismos o sus vivencias cotidianas, sino todo lo referente con el pequeño.

Share