<!--:es-->Los Líderes del CAOS<!--:-->

Los Líderes del CAOS

Los actuales líderes mundiales del siglo XXI tienen ante sí un desafió que les resultara muy difícil de resolver, el CAOS… que es la incertidumbre que lleva a los ciudadanos del mundo a vivir con sensación de desesperanza, de vacío, de inseguridad, con la idea de haber perdido el rumbo, ya que los objetivos de vida que teníamos hace un tiempo se ha desplazado, se ha fragmentado.
Las luchas ideológicas, económicas y territoriales que se esconden bajo las banderas religiosas y raciales invaden el mundo actual, y son proveedoras principalmente de incertidumbre, confusión, sensación de pánico, y de infinidad de preguntas sin respuestas. Estos síntomas no son otra cosa que el principio del cambio, el comienzo de un fuerte cambio, y quien se considere LÍDER en el mundo actual deberá transitar ese CAOS, para resolver situaciones como el principio de algo muy importante.
CAOS es una palabra de origen griego, equivalente a abismo, y se utiliza para denominar a una entidad sin forma. El matemático Douglas Hofstaedter, se ha ocupado de analizar el CAOS, y nos advierte que “…una misteriosa clase de CAOS acecha detrás de una fachada de orden, y sin embargo, en lo más profundo del CAOS acecha una clase de orden todavía más misterioso…”

El terrorismo del CAOS
El 11 de setiembre del 2001 el mundo globalizo su CAOS, desde ese momento no existe lugar en la tierra donde no impere el terrorismo del CAOS, esto involucra gran perturbación y desorganización, que a su vez generará una nueva organización. En el mundo actual existe una lucha de poder,  “por el poder mismo”… y esto genera más CAOS, que está presente en los ciudadanos del mundo en todo momento, generando creatividad para subsistir en él, obligándonos a abandonar nuestra zona de comodidad para transitar por otros caminos, descubriendo nuevas oportunidades que jamás se nos hubieran ocurrido antes. En este CAOS todas las grandes organizaciones del sistema mundial cambiaron bruscamente, generando unión y solidaridad, aceptando lo impredecible del CAOS, en vez de resistirse a él.

El estudio del CAOS
En distintos centros de estudio mundiales se analiza el tema de la complejidad o CAOS; en los Estados Unidos se destaca el Santa Fe Institute, en Nuevo México; y departamentos dedicados al tema en Los Álamos National Laboratory (Center for Non-Linear Studies), el Instituto de Tecnología de Georgia y la Universidad de California en Berkeley; en Francia, el Centro de Investigaciones en Saclay; en Bélgica, el Grupo Especializado de la Universidad Libre de Bruselas. Un rol preponderante en el estudio de estos fenómenos lo cumplió la escuela rusa de físicos y matemáticos, como Landau, Kolmogorov, Andronov, Lyapunov y otros, quienes desarrollaron con anticipación las técnicas de la complejidad y CAOS y continúan trabajando en la materia.
En el Santa Fe Institute trabaja en el análisis de la complejidad un grupo interdisciplinario compuesto, entre otros, por el biólogo molecular Stuart Kauffman, el científico cibernético John Holland, el economista Brian Arthur, el matemático John Casti y el físico Murray Gell-Mann. Los científicos han concluido que una de las características principales de los sistemas en CAOS, es que sus patrones de conducta no son determinados por autoridades centralizadas, sino por los resultados colectivos de  entidades independientes. Asimismo, éste sistema de CAOS es auto organizado, con un comportamiento común emergente.

La organización del CAOS
En el CAOS las partes individuales pertenecen a un todo, como las ramas de un gran árbol, donde cada una aparenta independencia en su desarrollo pero pertenece a la estructura principal, por esa razón los líderes mundiales, se enfrentan hoy a un mundo globalizado que vive en civilizaciones y épocas diferentes, pero que ahora por medio de las comunicaciones se conecta a diario en un mundo global y real.
América del Norte vive en el siglo XXI, Australia en el siglo XX, Europa en el siglo XIX, América Central y Sur en el siglo XVIII, Medio Oriente y Norte de África en el Siglo VII, Lejano Oriente en el siglo VI a.C., Asia en el siglo XII a.C., y el centro de África en el principio de la civilización. Esto provoca CAOS, incertidumbre y choques generacionales.
Las civilizaciones en choque, como la musulmana generan CAOS, en donde el resto queda pendiente de sus actos y para contrarrestarlos acude a otros actos en un orden por fluctuaciones, creando un aumento dentro de un sistema más allá del umbral crítico de estabilidad, entonces el sistema político experimenta una transformación profunda, surgiendo un proceso auto organizado, denominado “estructura disiparía”, que en la fluctuación política mundial crea interacciones contrarias a las estructuras en equilibrio.

La espiral del CAOS
Las estructuras disiparías solamente se mantienen porque se nutren continuamente con un flujo de energía y de materia, por ser la sede de procesos disipaditos permanentes. Entonces el mundo occidental sabe que será atacado por el terrorismo musulmán y crea defensas en la incertidumbre, desarrollando mecanismos aleatorios de análisis, a su vez el sistema terrorista, que es parte del mundo musulmán, aprovecha este terror (en el que se basa) para crear más incertidumbre y CAOS.
El modelo del CAOS introduce la idea de las condiciones cambiantes imprevistas, que pueden introducirse en cualquier momento en un sistema complejo y alterar su curso, allí aparece la teoría de la complejidad, que influye sobre el cambio en el momento en que aparece, esto permite manejarse eficientemente en un contexto desordenado.
Por ejemplo, para los analistas lógicos o convencionales, el asesinato de tres mil ciudadanos americanos el 11 de setiembre del 2001, genero lo que en la teoría del CAOS se denominaría “Condiciones Cambiantes Imprevistas”, introduciendo una alteración en el curso histórico de los países, motivando cambios que, luego de 14 años, permiten llegar al asesinato de más un centenar de ciudadanos franceses el 13 de noviembre del 2015.
Los Líderes mundiales deben “surfear” en un mar embravecido, con su tabla de surf rota y con olas gigantescas, y los ciudadanos necesitamos que nuestros líderes se preparen para estas circunstancias lo antes posible, nuestro futuro y el de nuestros hijos depende de ello.
Hasta la semana próxima.

Share