<!--:es-->Los Ángeles y la Confrontación de los Miedos<!--:-->

Los Ángeles y la Confrontación de los Miedos

En alguna ocasión leí en un libro que el miedo es el verdadero infierno para el ser humano. Los ángeles en un mensaje me decían al respecto que efectivamente el miedo puede ser el principal enemigo del ser humano ya que confunde, bloquea y puede dar malos consejos.
Los seres de luz también me indicaban que el miedo es falta de fe. Cuando hay fe hay tranquilidad, convicción y certeza de que las cosas se van a dar. Los ángeles daban un ejemplo bastante simple y hasta simpático: cuando vamos a ir al supermercado no vamos con miedo pensando “¿será que voy a conseguir las verduras?”. No. Cuando vamos al supermercado vamos con una actitud tranquila pues sabemos que vamos a encontrar lo que buscamos y que si por alguna razón no lo encontramos en ese lugar podemos ir a otro y allí estará. Esa actitud de seguridad es fe.
Los ángeles dan los siguientes ‘tips’ para confrontar – y lo más importante, vencer- los miedos:
Póngase en la presencia de Dios, concéntrese, relájese y si desea pídale que envíe a Sus ángeles para que le rodeen con su luz.
Pida claridad de cuál es el mayor miedo que debe enfrentar y superar o que esté afectando mayormente su vida actual.
Usted sentirá la respuesta. Confíe en lo que perciba o sienta.
Al tener completamente identificado el miedo que más está influyendo en su vida el siguiente paso es confrontarlo. Dependiendo de cuán grande sea el proceso puede ser largo y tomar tiempo así que no se presione a querer superarlo en un intento. Quizás necesite más de uno. No se sienta mal con usted mismo si esto sucede.
Los ángeles nos dan la manera de confrontarlo con un ejemplo: si su miedo es a no tener los ingresos que necesita para subsistir, haga una lista del por qué cree que no puede tenerlos. Se dará cuenta que muchos de los puntos son “y qué tal que…”, es decir, son pensamientos nada más y no hechos. Poco a poco vaya analizando cada punto y muy posiblemente se dará cuenta que son suposiciones y no realidades.
Si hay puntos que son hechos reales, pida a los ángeles que le ayuden a encontrar las posibles soluciones. Anote todo lo que reciba. No lo analice. Escríbalo. Si mantiene la objetividad se dará cuenta que hay soluciones al alcance de su mano y que la falta de fe ha generado negativismo en usted para no verlas de forma clara.

Share