La lección de gratitud de Maribel Guardia al hablar con orgullo de sus inicios en el cine de picardía

La lección de gratitud de Maribel Guardia al hablar con orgullo de sus inicios en el cine de picardía

Ganadora de Miss Costa Rica en 1978 y Miss Fotogenia en el certamen Miss Universo celebrado en Acapulco en 1979

Partamos del hecho de que Maribel Guardia no es solo una mujer con un físico impresionante que desafía el paso del tiempo; también se trata de una mujer sencillamente encantadora, con muy buen corazón, solidaria y gentil que además no olvida, en ningún momento, de dónde vino y los orígenes de su carrera pública, algo que hay que reconocerle.
Cuando Maribel, que había sido la ganadora de Miss Costa Rica en 1978 y Miss Fotogenia en el certamen Miss Universo celebrado en Acapulco en 1979, llegó a estudiar en lo que eventualmente se convertiría en el CEA de Televisa en 1980, tuvo su primera oportunidad de actuar en cine al lado de Vicente Fernández, en la cinta ‘Como México no hay dos’, un drama acerca de un cantante que al volverse rico y famoso olvida sus raíces humildes y le es infiel a su abnegada esposa (Blanca Guerra) precisamente con el personaje de atractivo visual que interpretaba la escultural Maribel (entonces de 22 años) y paga un precio muy alto al matar accidentalmente a su hijo, al atropellarlo por manejar borracho.
La película fue un éxito de taquilla y lanzó a la muchacha de larga cabellera oscura y flequillo inconfundible a ser una auténtica estatua de carne adorada por el público principalmente masculino que frecuentaba las salas cinematográficas para ver las películas que a lo largo de esa década —los 80— dominaron la cartelera comercial en México, que se dividían básicamente en tres géneros: acción fronteriza o urbana (que era dominado por los hermanos Almada y Valentín Trujillo), ficheras (que dominaban figuras como Lyn May y Carmen Salinas o Sasha Montenegro) y las sexicomedias, también conocidas como películas de ‘Picardía Mexicana’, que eran el feudo de comediantes como Rafael Inclán y Alfonso Zayas, acompañados de bellezas despampanantes usualmente ligeras de ropa como Merle Uribe, Olivia Collins, Diana Ferreti, Xacaranda Alfaro y Maribel herself.
De hecho, tal como puntualizó para sacar de su error al pelagatos de Alejandro Montiel, alias “El escorpión dorado”, Maribel —que no se rebajó al nivel de este ostensible “entrevistador” que suele abusar de su lenguaje soez, sin medir ante quién se encuentra y Maribel es, ante todo, una dama— no participó realmente en el cine de ficheras, excepto en una cinta de 1986: ‘Pedro Navajas’, al lado de Andrés García, con quien tuvo una escena de sexo en esa película y ya, esa fue su única experiencia como fichera, aunque Montiel había asegurado que ese era su nicho, pero lo aclaró, sin pudor alguno.
De ahí en fuera, le explicó al vulgar YouTuber, que ella no fue parte de ese género, pero sí de las cintas de acción —como “Terror y encajes negros” y “La alacrana”— y sobre todo de películas pícaras, de las que habló con cariño y reconoció como la plataforma que la llevó a ser famosa, por lo que, aún si era un género muy menospreciado por parte de la crítica especializada, tuvo mucho éxito hasta el surgimiento de “el nuevo cine mexicano” a principios de los 90, que fue donde las ofertas de trabajo de Maribel en cine comenzaron a menguar, por lo que buscó recolocarse en televisón, haciendo su debut formal en El Canal de las Estrellas en 1994 como la protagonista de ‘Prisionera de Amor’, una producción de Pedro Damián, en la que hacía de madre de ¡Alix Bauer! (de quien es mayor 12 años).

Share