Inflación de EE. UU. se Presenta Peor de lo Previsto, Suben Alimentos y Vivienda

Inflación de EE. UU. se Presenta Peor de lo Previsto, Suben Alimentos y Vivienda

US Inflation Turns Worse Than Expected, Food and Housing Rise

La tasa de inflación anual de Estados Unidos llegó al 8.3 por ciento en agosto, por encima del pronóstico del mercado del 8.1 por ciento, según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

La tasa de inflación subyacente, que excluye a los sectores volátiles de alimentos y energía, también registró un alza mayor, alcanzando el 6.3 por ciento el mes pasado. Esto fue superior a la expectativa del mercado de un 6.1 por ciento.
Sobre una base mensual, el IPC aumentó un 0.1 por ciento, mientras que el IPC subyacente aumentó un 0.6 por ciento.
Los costos de alimentos y alojamiento contribuyeron a las cifras de inflación, con un aumento anual del 11.4 por ciento y un 6.2 por ciento, respectivamente.
El índice de energía disminuyó al 23.8 por ciento, los vehículos nuevos aumentaron un 10.1 por ciento, los automóviles y camiones usados ​​aumentaron un 7.8 por ciento y la indumentaria aumentó un 5.1 por ciento.
Los servicios de transporte se elevaron un 11.3 por ciento y los servicios de atención médica aumentaron un 5.6 por ciento.
Dentro del índice de alimentos, la mayoría de los artículos aumentaron a nivel annual como mensual.
Los precios del pan aumentaron un 16.2 por ciento con respecto al mismo período del año anterior, la leche se disparó un 17 por ciento, los huevos se dispararon un 39.8 por ciento y las frutas y verduras aumentaron un 9.4 por ciento.
Los datos de BLS mostraron además que la carne aumentó en su mayoría en todos los ámbitos. La carne molida sin cocer, un 7,8 por ciento; el pollo se elevó un 16.6 por ciento; el jamón un 9.2 por ciento y cerdo un 6.8 por ciento.
En el frente de la energía, los precios bajaron considerablemente de julio a agosto. El fuel oil cayó un 5.9 por ciento, el combustible para motores disminuyó un 10.5 por ciento y el propano y queroseno bajaron un 0.9 por ciento. Los precios de la electricidad en cambio agregaron un 1.5 por ciento.
Una amplia gama de bienes y servicios siguió subiendo en agosto. La indumentaria masculina aumentó un 4.8 por ciento, los servicios dentales aumentaron un 4.7 por ciento, el franqueo aumentó un 3 por ciento y los electrodomésticos grandes aumentaron un 2.2 por ciento.
Las últimas cifras del IPC surgieron después de que una Encuesta de Expectativas del Consumidor (SCE) del Banco de la Reserva Federal de Nueva York revelara que las expectativas de inflación del consumidor para un año cayeron al 5.7 por ciento en agosto, frente al 6.2 por ciento de julio.

¿La Fed aplicará las medidas?
Los mercados financieros han aplaudido cada vez que existe el más mínimo indicio de alivio de las presiones inflacionarias ya que los inversionistas creen que esto impulsará a la Reserva Federal a reducir el ritmo de las alzas de interés o recortará las tasas de interés.
Los funcionarios del banco central han declarado repetidamente que no tienen la intención de volverse moderados durante este ciclo de ajuste hasta que haya evidencia clara de que la inflación está en una tendencia a la baja.
“Estamos en esto todo el tiempo que sea necesario para reducir la inflación”, dijo recientemente la vicepresidenta de la Fed, Lael Brainard, en una conferencia bancaria.
Hablando en una conferencia en Viena la semana pasada, el gobernador de la Fed, Chris Waller, cree que la tasa de interés de referencia deberá subir por encima del 4 por ciento si la inflación no logra moderarse. A pesar del aumento más lento en el IPC y el índice de precios de gastos de consumo personal (PCE), Waller cree que la inflación sigue siendo “demasiado alta”.
“La inflación está generalizada, impulsada por una fuerte demanda que solo ha comenzado a moderarse por un retraso continuo en la participación de la fuerza laboral y problemas en la cadena de suministro que pueden estar mejorando en algunas áreas pero aún son problemas considerables”, dijo en una declaración preparada.
El presidente de la Fed, Jerome Powell, asustó a los mercados financieros el mes pasado cuando dijo en el Simposio Económico de Jackson Hole que los hogares y las empresas deben prepararse para “algo de dolor”.
“Es probable que la reducción de la inflación requiera un período sostenido de crecimiento por debajo de la tendencia”, dijo Powell. “Si bien las tasas de interés más altas, el crecimiento más lento y las condiciones del mercado laboral más suaves reducirán la inflación, también traerán algunos problemas a los hogares y a las empresas. Estos son los costos desafortunados de reducir la inflación. Pero el hecho de no restaurar la estabilidad de precios significaría un dolor mucho mayor”.
Si bien la Fed reconoció que no puede abordar el lado de la oferta del entorno inflacionario actual, los líderes de la institución apuntan a la parte de la demanda con la inflación más alta en 40 años. Esto ya se está viendo en el mercado inmobiliario de Estados Unidos, que según los observadores de la industria entró en recesión.
Jason Brady, presidente y director ejecutivo de Thornburg Investment Management, está de acuerdo en que es poco probable que la Fed revierta su endurecimiento estricto, incluso si resulta en una recesión económica.
“La Fed comenzó a apostar con la economía después de ajustar su marco hace unos años. Ahora se dan cuenta de que perdieron el guión y, como participantes del mercado, estamos pagando por esta apuesta mientras la Fed trabaja para controlar la inflación. No debemos perder de vista el hecho de que estamos en medio de una apuesta de la Fed, una apuesta que perdieron”, escribió Brady en una nota de investigación. “Yo creo que es mucho más probable que la Fed siga siendo agresiva en la lucha contra la inflación que colapsando bajo el peso del dolor económico”.
Según la herramienta CME FedWatch, la mayor parte del mercado espera que el banco central apriete el gatillo con un aumento de la tasa de 75 puntos básicos en la reunión de política del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de este mes.
Si esto sucede, lo más probable es que los inversionistas esperen un aumento de medio punto en la próxima reunión de política del Comité de fijación de tasas, señaló Ipek Ozkardeskaya, analista senior de mercado de Swissquote Bank. Fuente: The Epoch Times en español

 

The US annual inflation rate came in at 8.3 percent in August, above the market forecast of 8.1 percent, according to the Bureau of Labor Statistics (BLS).

The core inflation rate, which excludes the volatile food and energy sectors, also rose further, reaching 6.3 percent last month. This was higher than the market expectation of 6.1 percent.
On a monthly basis, the CPI rose 0.1 percent, while the core CPI rose 0.6 percent.
Food and lodging costs contributed to the inflation figures, with an annual increase of 11.4 percent and 6.2 percent, respectively.
The energy index decreased to 23.8 percent, new vehicles increased 10.1 percent, used cars and trucks increased 7.8 percent, and apparel increased 5.1 percent.
Transportation services rose 11.3 percent and health care services increased 5.6 percent.
Within the food index, most items increased yearly as well as monthly.
Bread prices rose 16.2 percent from the same period a year earlier, milk soared 17 percent, eggs soared 39.8 percent and fruits and vegetables rose 9.4 percent.
The BLS data further showed that meat was up mostly across the board. Uncooked ground beef, 7.8 percent; chicken rose 16.6 percent; ham 9.2 percent and pork 6.8 percent.
On the energy front, prices fell sharply from July to August. Fuel oil fell 5.9 percent, motor fuel fell 10.5 percent and propane and kerosene dropped 0.9 percent. Electricity prices, on the other hand, added 1.5 percent.
A wide range of goods and services continued to rise in August. Men’s apparel up 4.8 percent, A2 dental services
were up 4.7 percent, postage was up 3 percent, and major appliances were up 2.2 percent.
The latest CPI figures came after a New York Federal Reserve Bank Survey of Consumer Expectations (SCE) revealed that one-year consumer inflation expectations fell to 5.7 percent in August, from 6.2 percent. cent of july

Will the Fed apply the measures?
Financial markets have cheered whenever there is even the slightest hint of easing of inflationary pressures as investors believe this will prompt the Federal Reserve to slow the pace of interest hikes or cut interest rates.
Central bank officials have repeatedly stated that they do not intend to turn dovish during this tightening cycle until there is clear evidence that inflation is on a downward trend.

“We’re in this for as long as it takes to bring inflation down,” Fed Vice Chair Lael Brainard said recently at a banking conference.
Speaking at a conference in Vienna last week, Fed Governor Chris Waller believes the benchmark interest rate will need to rise above 4 percent if inflation fails to moderate. Despite the slower rise in the CPI and the personal consumption expenditures (PCE) price index, Waller believes that inflation remains “too high.”
“Inflation is widespread, driven by strong demand that has only begun to moderate from a continued lag in workforce participation and supply chain issues that may be improving in some areas but are still sizeable issues,” he said. in a prepared statement.
Fed Chairman Jerome Powell spooked financial markets last month when he told the Jackson Hole Economic Symposium that households and businesses should brace for “some pain.”
“Reducing inflation is likely to require a sustained period of below-trend growth,” Powell said. “While higher interest rates, slower growth and softer labor market conditions will reduce inflation, they will also bring some pain to households and businesses. These are the unfortunate costs of reducing inflation. But failure to restore price stability would mean much greater pain.”
While the Fed acknowledged that it cannot address the supply side of the current inflationary environment, Fed leaders are targeting the demand side with the highest inflation in 40 years. This is already being seen in the US housing market, which according to industry observers has entered a recession.
Jason Brady, president and CEO of Thornburg Investment Management, agrees that the Fed is unlikely to reverse its strict tightening, even if it results in an economic downturn.
“The Fed started gambling with the economy after tightening its framework a few years ago. They now realize that they missed the script and as market participants we are paying for this bet while the Fed works to control inflation. We must not lose sight of the fact that we are in the midst of a bet from the Fed, a bet they lost,” Brady wrote in a research note. “I think the Fed is much more likely to remain aggressive in fighting inflation than it is to collapse under the weight of economic pain.”
According to the CME FedWatch tool, most of the market expects the central bank to pull the trigger on a 75 basis point rate hike at this month’s Federal Open Market Committee (FOMC) policy meeting.
If this happens, investors will most likely expect a half-point hike at the next rate-setting committee policy meeting, said Ipek Ozkardeskaya, senior market analyst at Swissquote Bank. Source: The Epoch Times in Spanish

Share