Inflación Costará al Hogar Promedio una Cantidad Asombrosa en 2021, según Análisis de la *Ivy League

Inflación Costará al Hogar Promedio una Cantidad Asombrosa en 2021, según Análisis de la *Ivy League

Inflation Will Cost the Average Household a Staggering Amount in 2021, According to *Ivy League Analysis

Las métricas más utilizadas de la inflación de los precios al consumidor están alcanzando sus niveles más altos en décadas, con el Índice de Precios al Consumidor aumentando un 6.8% sólo desde noviembre de 2020 a noviembre de 2021. Estas graves subidas de precios suenan abstractas, pero un nuevo análisis de la *Ivy League muestra cómo el continuo aumento de los precios perjudicará a los hogares promedios.
La Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania hizo números para analizar lo que los hogares estadounidenses tendrán que gastar en 2021 para mantener el mismo nivel de vida de 2020 o 2019. Su análisis informa de que “la inflación en 2021 requerirá que el hogar promedio estadounidense gaste unos 3.500 dólares más en 2021 para alcanzar el mismo nivel de consumo de bienes y servicios que en los últimos años anteriores”.
Así es: Gracias a la continua inflación de los precios, las familias básicamente acaban de empobrecerse en 3.500 dólares. El análisis de Wharton también señala que los hogares con menores ingresos se verán aún más afectados por estos aumentos de precios que las familias con mayores ingresos, porque las familias con menores ingresos tienden a gastar relativamente más de su dinero en bienes concretos que han sufrido las mayores subidas de precios.
Como las familias de todo el país se están dando cuenta, la inflación no es sólo un fenómeno económico abstracto. Perjudica las finanzas de los estadounidenses con dificultades y hace más difícil que las familias pongan comida en la mesa. Pero hay otro elemento que el público debe recordar: La inflación actual tiene su origen, en última instancia, en las decisiones políticas del gobierno.
El principal responsable es la decisión de la Reserva Federal de realizar una impresión digital de dinero sin precedentes para “estimular” la economía durante la recesión de COVID-19. Como ha explicado el economista de la *Fundación para la Educación Económica (FEE), Peter Jacobsen, “si más dólares persiguen exactamente los mismos bienes, los precios subirán”.
El aumento de los precios que se deriva del incremento de la oferta de dinero, como se ha comentado anteriormente, es la forma en que los economistas del mercado libre definen la inflación. Pero el aumento más amplio de los precios al consumo que recoge el Índice de Precios al Consumo también incluye los aumentos de precios influidos por otras causas.
Por ejemplo, durante la pandemia, los diferentes niveles de gobierno promulgaron restricciones a la actividad económica. Al reducir la capacidad de los estadounidenses para producir bienes y prestar servicios, el gobierno disminuyó la oferta. Esto, como es de esperarse, conduce a un aumento de los precios al consumidor cuando las cosas que la gente quiere son más difíciles de conseguir.
Esto no es técnicamente “inflación”, pero influye en los precios al consumidor y golpea la cartera de los estadounidenses. En cualquier caso, la mayoría de los aumentos de precios que afectan a las familias en este momento se deben, en última instancia, a las decisiones políticas del gobierno, de una forma u otra.
Por lo tanto, el costo de 3.500 dólares que se impone a las familias estadounidenses promedio no es sólo un hecho desafortunado. Se trata de un “impuesto encubierto”, una forma en la que el gobierno nos quita dinero para financiar sus diversos planes mientras hace parecer que las empresas privadas son la causa del problema. No hace falta ser un economista de la *Ivy League para ver por qué es una barbaridad.

 

The most widely used metrics of consumer price inflation are reaching their highest levels in decades, with the Consumer Price Index increasing 6.8% from just November 2020 to November 2021. These severe price rises sound abstract, But a new analysis from the * Ivy League shows how continued rising prices will hurt average households.
The Wharton School of Business at the University of Pennsylvania made numbers to analyze what American households will have to spend in 2021 to maintain the same standard of living as 2020 or 2019. Their analysis reports that “inflation in 2021 will require that the household The average American spends about $ 3,500 more in 2021 to reach the same level of consumption of goods and services as in the last previous years ”.
That’s right: Thanks to continued price inflation, families have basically just been impoverished by $ 3,500. Wharton’s analysis also notes that lower-income households will be even more affected by these price increases than higher-income households, because lower-income households tend to spend relatively more of their money on specific goods that have suffered from higher price increases.
As families across the country are realizing, inflation is not just an abstract economic phenomenon. It hurts the finances of struggling Americans and makes it harder for families to put food on the table. But there is another element for the public to remember: Current inflation has its origin, ultimately, in the political decisions of the government.
The main culprit is the Federal Reserve’s decision to undertake an unprecedented digital printing of money to “stimulate” the economy during the COVID-19 recession. As Peter Jacobsen, economist from the * Foundation for Economic Education (FEE), has explained, “if more dollars go after exactly the same goods, prices will go up.”
The price increase that results from the increase in the money supply, as discussed above, is the way that free market economists define inflation. But the broader rise in consumer prices captured by the Consumer Price Index also includes price increases influenced by other causes.

For example, during the pandemic, different levels of government enacted restrictions on economic activity. By reducing the ability of Americans to produce goods and provide services, the government cut supply. This, unsurprisingly, leads to higher consumer prices when the things people want are harder to come by.
This is not technically “inflation,” but it does influence consumer prices and hits Americans’ wallets. In any case, most of the price increases affecting families right now are ultimately due to government political decisions, one way or another.
So the $ 3,500 cost imposed on average American families is not just an unfortunate fact. It is a “hidden tax”, a way in which the government takes money from us to finance its various plans while making it appear that private companies are the cause of the problem. It doesn’t take an Ivy League economist to see why that’s outrageous.

Share