<!--:es-->Indocumentados aportan millones con sus impuestos<!--:-->

Indocumentados aportan millones con sus impuestos

El aporte de los inmigrantes indocumentados a la economía del país es mayor de lo que muchos imaginan. Solamente en impuestos contribuyen con $11.64 billones al año en todo el país. En California, donde se estima viven algo más de 3 millones de indocumentados, su aporte en impuestos es de $3.1 billones, según el reporte ‘ITEP 2016 Undocumented Immigrant Tax Report’.
“Cuando pagas impuestos a las ventas —por ejemplo en un supermercado— nadie te pregunta si eres indocumentado”, dice Mat Gardner, Director Ejecutivo del Institute on Taxation and Economic Policy, quien produjo el reporte mencionado anteriormente. “En este sentido, el sistema de recolección de impuestos es justo; igual para todos”.
Según explica Gardner, además del impuesto a las ventas, el impuesto a la propiedad es otra categoría impositiva automática. Sin embargo, el llamado ‘Personal Income Tax’, es individual y cada persona debe presentar su declaración cada año.
Los indocumentados pueden presentar su declaración de impuestos aunque no tengan número de seguro social. Pueden hacerlo usando un número personal que se solicita en el IRS (Internal Revenue Service), la oficina recaudadora de impuestos. “Consideramos que la mitad de los indocumentados no hacen su declaración de impuestos”, indica Gardner.  A2
Los indocumentados, además, pagan mucho en gravámenes. Es decir, un alto porcentaje de sus ingresos: el 8%. En comparación, la minoría de personas con altos ingresos paga el 5.4% de sus salarios en impuestos.
“Aparte de mi declaración personal de impuestos, pago seguro por riesgo, depósito, compensación de los trabajadores, licencia, la licencia profesional del vehículo…” dice Antonio, de 51 años, un indocumentado que comenzó su pequeño negocio de limpieza con su esposa. “A pesar de todo, no podría cobrar jubilación… ¿De qué voy a vivir entonces, después de trabajar y pagar toda la vida?”

Otra desventaja de no tener residencia legal (Green Card) es que, precisamente, aunque los indocumentados contribuyen al seguro social —es un impuesto que se descuenta automáticamente de cada cheque— no se les permite reclamar su jubilación. Este es otro de los aportes multimillonario de los inmigrantes indocumentados.
Antonio y su mujer están comprando una casa, lo que significa que incluso pagan el impuesto a la propiedad y el correspondiente seguro de propietarios de vivienda.
“Hay mucha gente que no aguanta y por eso se regresa a sus países”, dice Antonio, padre de tres hijas, nacido en Aguas Calientes, México,y residente de Sacramento desde mediados de los 90s.
“Hace mucho que esperamos una reforma migratoria”, asegura Antonio.
Si se aprobara una reforma migratoria y millones de indocumentados obtienen la residencia, el pago de impuestos aumentaría notablemente.

“California recibiría unos 400 millones adicionales”, asegura Gardner. “Una legalización sería algo muy positivo para la economía, y las familias estarían mejor”.

Según Gardner, a muchos indocumentados se les paga menos por carecer de residencia, algo que cambiaría de aprobarse una reforma migratoria, además de motivar a estos inmigrantes a invertir más en sus comunidades.

Antonio lo sabe muy bien. “Mi hija mayor, de 21 años, nació en México y por eso no tiene acceso a becas universitarias completas… Nosotros le estamos pagando los estudios”. Su segunda hija, de 19 años, nacida aquí, también está en la universidad, pero becada, contribuyendo a la fuerza de trabajo educada de California.

Pero, a pesar de todos estos aportes de Antonio y su familia, ellos no tienen acceso a muchos servicios básico como un seguro de salud. “Para el Medi-Cal no califico porque gano un poco más, pero no puedo comprar un seguro privado, no me alcanza!”, asegura.

Share