<!--:es-->Hombres: ¿Fuertes 
y formales?<!--:-->

Hombres: ¿Fuertes y formales?

Georgina Montelongo L

Existen muchas creencias falsas respecto a las características que deben tener los hombres para cumplir su papel como tales. Por ejemplo: “Los hombres no lloran”; pero estas afirmaciones, no solamente pueden distorsionar el concepto que tengan de sí mismos; sino que les impiden manifestar abiertamente sus problemas, inseguridades, fracasos y sentimientos.

En opinión de la psicoterapeuta María del Pilar Romero López, de la Universidad Nacional Autónoma de México, existen situaciones muy particulares entre el género masculino que pueden obstaculizar el desarrollo de una sana autoestima; las cuales, tienen mucha relación con los roles que desempeñan, y con las pautas a seguir que les marca el contexto sociocultural al que pertenecen.

“Cuando ellos quieren ser protagonistas de situaciones ideales que no corresponden a su realidad, corren el riesgo de percibirse de una manera equivocada. La aceptación y el sentimiento de plenitud al que aspiran, no debe estar basado en ningún tipo de imagen, o en situaciones inalcanzables; sino en el reconocimiento de su verdadera esencia”, asegura la especialista.

Uno de estos mitos es la apariencia. Si no posee las cualidades que se ha creado en su mente, puede llegar a considerarse como una persona no agradable físicamente. Al respecto, la especialista comenta: “Es erróneo basar el valor que tiene en su aspecto físico, es importante que tome en cuenta otro tipo de cualidades que lo hagan sentirse orgulloso de sí mismo y aceptarse tal cual es, para que pueda sentirse aceptado y querido por los demás”.

El desempeño sexual es otro de los aspectos en los que muchos hombres basan su virilidad. El problema viene cuando se presentan problemas físicos o psicológicos que afectan este aspecto de su vida, por ello debe considerar que hoy existen alternativas médicas de solución; pero lo principal, es que sepa que una pareja puede mantenerse unida a través del amor, el respeto y la confianza”, comenta la psicoterapeuta.

Con respecto a su rol como proveedores, se tiene la falsa creencia que su valor como personas radica en la medida en que logran cierto auge económico y en la adquisición de cosas materiales. Sin embargo, debe recordar que el apoyo, la solidaridad o el afecto que le pueda aportar a los miembros de su familia son más importantes que todo el oro del mundo.

Y qué decir de la manifestación de sus sentimientos. En este sentido, el hombre ha cargado por siglos, con el estigma de mostrar fortaleza ante cualquier circunstancia; es decir, que si algo lo lastima, su papel debe ser reprimirse y no expresarlo, pues de lo contrario, esto podría interpretarse como signo de debilidad y falta de carácter. Al respecto, la especialista comenta: “Ellos tienen todo el derecho de externar sus emociones. La fortaleza, no se demuestra ocultando los sentimientos negativos, sino primero expresándolos abiertamente para superarlos después”.

Para esta tarea, el diálogo interno es fundamental, pues una vez que se hayan identificado las acciones y pensamientos equivocados; habrá que iniciar un trabajo constante, para eliminarlos, y en su lugar, fortalecer la ideas positivas respecto a su masculinidad.

“Creemos en México, ahora creamos en su gente”.

www.sermexico.org.mx

bojorge@mexicounido.org.mx

Share