<!--:es-->Francia Prohibirá Wi-Fi en Escuelas y 
Publicidad en Celulares a Menores de 14 Años<!--:-->

Francia Prohibirá Wi-Fi en Escuelas y Publicidad en Celulares a Menores de 14 Años

El Parlamento francés analiza prohibir el Wi-Fi en guarderías y en las escuelas, y al mismo tiempo eliminar la publicidad dirigida a menores de 14 años en la telefonía celular.

El Poder Ejecutivo apoya el paquete de normas que ya entró al legislativo, que como “medida de precaución”elimina el uso de las instalaciones wi-fi, en guarderias para niños menores de tres años, así como limita al máximo su empleo en las escuelas del país.
El wi-fi solamente se podrá activar en los centros infantiles de ambos niveles, “cuando las actividades pedagógicas lo justifiquen” y se obligará a los centros docentes a instalar sistemas de apagado inmediato, adelantó la ministra de Economía Digital, Felur Pellerin, en declaraciones a Le Parisien.

La multiplicación de las antenas
y la preocupación sanitaria
La nueva normativa apunta a un llamado “principio de moderación”, con obligaciones para los operadores cuando instalen antenas, cuya proliferación preocupa ya a buena parte de los franceses. Los instaladores de antenas para wi-fi, deberán informar y trabajar de acuerdo con los vecinos, deberán tener políticas que prioricen la transparencia sobre los lugares y módulos a instalar, y finalmente se obligan a “la re-absorción de los puntos atípicos, donde las emisiones son superiores a la media”.
La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria identificará los “puntos atípicos” en materia de emisiones, alrededor de un millar en Francia, donde hay 120.000 antenas.
Paralelamente la nueva legislación prohibirá la publicidad dirigida a menores de 14 años en la telefonía celular, campañas de promoción del sistema de manos libres en todos los usos de celulares, y publicidad pública para que los franceses dejen de usar constantemente el teléfono pegado a la oreja, con los consiguientes riesgos potenciales que ello implica.
La Federación Francesa de Telecomunicaciones dijo que acepta el proyecto, pero criticó su forma de presentación, en tanto dijo que las actuales normas que se cumplen son cien veces más exigentes que las recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

Share