<!--:es-->Feng Shui Básico<!--:-->

Feng Shui Básico

El Feng Shui, cuyo significado es viento y agua, tiene su origen en China hace más de 5.000 años y solo era conocido por la clase imperial, hasta el siglo IX d.C. en que se populariza.
El Feng Shui, busca el equilibrio de la energía vital, conocida como Chi, mediante la interacción de dos fuerzas opuestas pero complementarias, el Yin y el Yang, con la finalidad de que esta fluya suave y constantemente ejerciendo una influencia positiva en todo lo que lo rodea.
Las principales características relacionados con el Yin son : lo femenino, pasivo, oscuro, frío, blando, curvo, horizontal, tierra y luna. Las del Yang son: lo masculino, positivo, activo, luminoso, cálido, duro, recto, vertical, cielo y sol.

LOS CINCO ELEMENTOS.-
La interacción del Yin y el Yang genera cinco fases de energía diferentes que se representan mediante cinco elementos de la naturaleza: fuego, tierra, metal, agua y madera.
Estos elementos se relacionan entre si mediante dos ciclos: uno de creación en el que el agua genera madera, la madera alimenta el fuego, el fuego origina la tierra, la tierra origina el metal y el metal da vida al agua; y otro ciclo de control en el que el fuego controla el metal, el metal la madera, esta la tierra, la tierra el agua y el agua el fuego.
En su origen era muy importante la ubicación de la vivienda, buscando un lugar soleado, protegido en su parte posterior por montañas, en los laterales por bosques y cercano en su parte delantera a un río, un lago, etc.. , de modo que estuvieran presentes los cinco elementos básicos del Feng Shui : la madera en los bosques, el metal en la montaña, el agua en los ríos, lagos…, el fuego en el sol y la tierra en el suelo.
Actualmente es muy difícil poder elegir la ubicación adecuada, por lo que los posibles desequilibrios se corrigen utilizando o representando los cinco elementos básicos mediante objetos, colores y formas asociados a cada uno de ellos
El fuego se representa con las formas triangulares, las velas y lámparas y, por supuesto, las chimeneas, hogares, cocinas, etc, así como con toda la gama de rojos. El color rojo fuerte está considerado en la cultura china símbolo de la suerte y la felicidad. En sus tonos más suaves como el rosado o lila, se asocian con el amor y la pareja. Estimula la energía Yang.
La tierra con las formas cuadradas y planas, los objetos de cerámica, mármol o cristal y con los colores marrones, ocres y amarillos claros. Se asocia a la familia y a la maternidad. Equilibra el Yin y el Tang.
La madera con las formas cilíndricas, las plantas y las flores naturales. (los objetos de madera no representan este elemento ya que no es madera viva) y el color verde en todas sus tonalidades. Trasmite paz y equilibrio por lo que favorece la salud. Potencia el Yin.
El metal con las formas circulares y esféricas, todo tipo de metales y el color blanco, el gris, dorado, plateado y los tonos metálicos. Tiene una energía Yang muy potente, por lo que se debe combinar con elementos o colores Yin. Está asociado al trabajo y la vida profesional.
El agua con las formas curvas y onduladas, las fuentes, los acuarios, etc…, el color negro y la gama de azules. Activan el Yin y se asocian a la riqueza y la prosperidad.
Los elementos también pueden hacerse presentes mediante cuadros o fotos alusivas a ellos.
A la hora de utilizar los elementos en las distintas estancias de la vivienda, habrá que tener en cuenta la función de dicha estancia y utilizar los elementos favorables. En el caso de no poder evitar la presencia de un elemento desfavorable, se contrarrestara mediante el elemento de control correspondiente.
Los cinco elementos deben estar presentes en todas las habitaciones de la casa, aunque se le dará mayor importancia a aquel que se adecue más a las funciones de la misma y se minimizará la presencia de aquellos que puedan resultar desfavorables.

Share