Esta es la Verdadera Razón por la cuál los Jóvenes no Pueden Permitirse una Vivienda

Esta es la Verdadera Razón por la cuál los Jóvenes no Pueden Permitirse una Vivienda

This is the Real Reason Young People Can’t Afford Housing

La crisis de la vivienda es fundamentalmente un problema de oferta y demanda.

Al igual que muchos millennials en estos días, Charles Bryant ha tenido una vida difícil en los últimos años. Este neoyorquino de 39 años tenía un buen trabajo como director de hotel en Delaware, pero las cosas cambiaron rápidamente cuando llegó la pandemia.
“Yo era uno de esos tipos que tenía un plan a cinco o diez años”, dijo Bryant recientemente a Fortune. “Quería estar en un lugar determinado”. Por desgracia, esos planes se disolvieron cuando tuvo que aceptar un recorte de sueldo y finalmente tomó la dura decisión de dejar su trabajo en el hotel. “La pandemia detuvo todo el impulso positivo que había construido profesionalmente en los 10 años anteriores”, dijo.
Tras buscar nuevas oportunidades, Bryant encontró finalmente un trabajo como director de operaciones en una importante empresa minorista, un puesto que le ha ayudado a superar estos tiempos difíciles. Pero aunque haya evitado lo peor, su vida sigue estando lejos de lo que quiere. Tiene una deuda estudiantil de 42.000 dólares y vive con sus padres, un arreglo necesario dado el precio desorbitado de las viviendas.
En muchos sentidos, la historia de Bryant refleja algunas tendencias crecientes. Muchos jóvenes han tenido que cambiar de rumbo en los últimos años; muchos están cargados de deudas estudiantiles y muchos viven con sus padres. De hecho, aproximadamente el 58% de los jóvenes de 18 a 24 años vivían con sus padres en 2021, así como aproximadamente el 17% de los jóvenes de 25 a 34 años.
La razón de esta tendencia no es difícil de precisar. “Un asombroso 70 por ciento de los estadounidenses de entre 23 y 40 años que quieren comprar una casa dicen que no pueden permitírselo”, escribe Peter Rex en una reciente columna de Newsweek, “y los que pueden lo hacen a una edad más tardía que sus padres”. En total, sólo el 43% de los millennials son actualmente propietarios de una vivienda. Y como los precios de la vivienda han subido casi un 120% desde 1965 (ajustados a la inflación), es probable que esa cifra siga siendo baja durante bastante tiempo.

Llegar a la raíz del problema
Entonces, ¿por qué son tan altos los precios de la vivienda? Es una pregunta que todo el mundo se hace, pero para la que pocos parecen tener una buena respuesta.
Algunos culpan a la codicia, pero ese argumento no es sostenible. La gente no se ha vuelto repentinamente más codiciosa que hace unas décadas. Otra explicación es que la impresión de dinero de la Reserva Federal está causando inflación y eso es ciertamente parte del problema. Las compras de la Reserva Federal de valores respaldados por hipotecas, en particular, pueden estar inflando los precios de la vivienda por encima de lo que sería en otras circunstancias. Pero con el rápido aumento de los precios de la vivienda, la inflación probablemente no sea la causa de la mayor parte de las subidas de precios.
Lo que sí se explica es la vieja oferta y la demanda. En pocas palabras, la principal razón por la que los precios de la vivienda se están disparando es porque la oferta es limitada mientras la demanda crece.

Con respecto a la oferta, hay básicamente dos maneras de expandirse: hacia arriba y hacia afuera. Por un lado, las ciudades pueden construir viviendas más altas y de mayor densidad. Por otro, pueden construir en nuevos terrenos en la periferia de la ciudad.

El problema es que ambas opciones son muy impopulares. Con respecto a la construcción hacia arriba, mucha gente se opone ferozmente a los desarrollos de alta densidad en sus comunidades locales, y como resultado, la mayoría de los municipios tienen estrictas leyes de zonificación que impiden o al menos limitan este tipo de iniciativas.

Sin embargo, si se sugiere construir hacia afuera, rápidamente se encuentra la ira de los ecologistas que tienen la misión de mitigar la expansión urbana, y los ecologistas también han aprobado muchas normas de uso del suelo. El Cinturón Verde de Ontario, por ejemplo, es una franja de 2.000.000 de acres de tierra que rodea Toronto y que está permanentemente protegida del desarrollo por consideraciones medioambientales.

El cinturón verde de Ontario (Canadá)
La burocracia es otro gran obstáculo para la construcción de viviendas. Los permisos, las normas de construcción y todo tipo de regulaciones hacen que la construcción de nuevas viviendas sea mucho más cara de lo necesario, y esos gastos hacen que sea mucho más difícil aumentar la oferta de viviendas en el mercado.

Por supuesto, la demanda de viviendas viene determinada en gran medida por la población. En general, cuanto más gente haya en un país, habrá más demanda de viviendas. La evolución de la población viene determinada, a su vez, por dos factores: la tasa de crecimiento natural (que tiene en cuenta los nacimientos y las muertes) y la migración neta (que tiene en cuenta la inmigración y la emigración).

En EE.UU., que actualmente tiene una población de unos 334 millones de habitantes, tanto la tasa de crecimiento natural como la tasa de migración neta son positivas, por lo que ambas contribuyen al aumento de la demanda de vivienda. Históricamente, la población estadounidense ha crecido una media del 0.9% anualmente. No es una tasa especialmente alta, pero es lo suficientemente grande para ejercer una presión constante sobre el lado de la demanda en la ecuación.
Todo es cuestión de intercambios

Ahora que hemos identificado los problemas, la solución debería ser obvia, ¿verdad? Por desgracia, la economía no funciona así.

El objetivo de analizar los factores que afectan a la oferta y la demanda no era identificar posibles soluciones, sino posibles compensaciones. Como hemos visto, hay muchas maneras de reducir los precios de la vivienda, pero si se observa con atención, todas ellas requieren que se sacrifique algo.

Podríamos relajar las restricciones de zonificación, por ejemplo, pero entonces la gente tendría que sacrificar el carácter de sus barrios. Podríamos dar la razón a los ecologistas y aceptar la expansión urbana, pero entonces tendríamos que sacrificar el medio ambiente y los beneficios que conlleva su conservación. Podríamos relajar los permisos y las normas, pero sacrificaríamos la supervisión y las garantías de seguridad.

Existen compensaciones similares en el lado de la demanda. Aunque pocos estarían a favor de que el gobierno interfiriera en la tasa de crecimiento natural, mucha gente está abierta a cambiar la política de inmigración y no es difícil deducir que menos inmigrantes significan menos demanda. La contrapartida, sin embargo, es que se pierden los beneficios económicos y culturales que conlleva la libre circulación, que pueden ser bastante importantes.

El análisis de estas compensaciones nos ayuda a poner en perspectiva el problema del precio de la vivienda. Es fácil querer una vivienda más asequible, pero la cuestión es a qué se está dispuesto a renunciar para conseguirla. ¿El carácter de tu comunidad? ¿El ecologismo? ¿Supervisión? ¿La inmigración? Hay que elegir algo. Si no lo haces, los precios seguirán subiendo.

Dicho esto, es importante señalar que reconocer estas compensaciones no es lo mismo que hacer un juicio moral sobre estas políticas. Por ejemplo, el hecho de que una menor inmigración conduzca a una menor demanda de vivienda no significa que lo que debamos hacer sea reducir la inmigración. Se trata simplemente de reconocer que existe una tensión entre todas estas cosas y que siempre hay que ceder en algo. Ahora bien, hay margen para elegir lo que sacrificamos, pero no existe el almuerzo gratis. No puedes tener tu pastel y comerlo también. Como dijo Thomas Sowell, “no hay soluciones, sólo hay compromisos”.
La primera lección de la política

Una vez establecidas las inevitables compensaciones que existen en un mundo de escasez, la pregunta es por qué no hemos encontrado todavía una compensación mejor. Seguramente el statu quo no es nuestra mejor opción, ¿verdad?

La respuesta tiene que ver con la naturaleza del sistema político. “La primera lección de la economía es la escasez”, dijo Sowell. “Nunca hay suficiente de nada para satisfacer a todos los que lo quieren. La primera lección de la política es ignorar la primera lección de la economía”.

El hecho es que los políticos odian reconocer las compensaciones y, por ello, dedican poco tiempo a considerarlas. Quieren hablar de lo que van a dar a la gente, no de lo que le van a quitar. “Bajaremos el precio de la vivienda” es una plataforma ganadora. “Bajaremos el precio de la vivienda aumentando la densidad de vuestras comunidades y permitiendo la expansión urbana” es más preciso y equilibrado y precisamente por eso es un suicidio político. Recuerden que la primera lección de la política es ignorar las compensaciones.

Pero “los hechos no dejan de existir porque se los ignore”, nos recuerda Aldous Huxley. “Puedes evitar la realidad”, dice Ayn Rand, “pero no puedes evitar las consecuencias de evitar la realidad”.

En otras palabras, las compensaciones siguen existiendo, queramos o no reconocerlas.

Por lo tanto, las soluciones reales, o digamos las mejoras, tienen que empezar por reconocer las compensaciones. La esencia de cualquier posición política no es sólo lo que se quiere conseguir, sino a lo que se está dispuesto a renunciar para conseguirlo. Ese es el debate que debemos mantener si queremos avanzar en este asunto.

Personalmente, no soy partidario de restringir la inmigración, y también tengo debilidad por el medio ambiente. Eso está bien, pero si sigo queriendo que los precios de la vivienda sean más bajos, eso significa que tendré que aceptar o bien menos regulaciones o bien una mayor densidad, o alguna combinación de ambas. Afortunadamente, creo que la mayoría de las normativas y leyes de urbanismo son innecesarias e inmorales, así que estoy encantado de defender su eliminación como un paso hacia la asequibilidad de la vivienda.

Ahora bien, es posible que elijas una compensación diferente, y es de esperar que valores como los derechos de propiedad desempeñen un papel en esa decisión, pero la cuestión es que siempre hay algo que tienes que ceder. Por supuesto, puedes negarte a hacer cualquier sacrificio relacionado con la oferta y la demanda, pero entonces, por defecto, lo que cede es el precio.

Entonces, ¿cuál es la verdadera razón por la que los jóvenes no pueden permitirse una vivienda? Sencillamente, es porque la mayoría de la gente no está dispuesta a renunciar a ninguno de los valores que tienen y que restringen la oferta y aumentan la demanda.

Mientras esto siga siendo así, los precios seguirán subiendo.

 

The housing crisis is fundamentally a problem of supply and demand.

Like many millennials these days, Charles Bryant has had a rough life in recent years. The 39-year-old New Yorker had a good job as a hotel manager in Delaware, but things quickly changed when the pandemic hit.
“I was one of those guys who had a five- or 10-year plan,” Bryant recently told Fortune. “I wanted to be in a certain place.” Unfortunately, those plans fell apart when he had to take a pay cut and ultimately made the tough decision to quit his job at the hotel. “The pandemic stopped all the positive momentum that I had built professionally in the previous 10 years,” he said.
After searching for new opportunities, Bryant eventually found a job as director of operations at a major retail company, a position that has helped him get through these tough times. But although he has avoided the worst, his life is still far from what he wants. He has $42,000 in student debt and lives with his parents, a necessary arrangement given skyrocketing home prices.
In many ways, Bryant’s story reflects some growing trends. Many young people have had to change course in recent years; many are saddled with student debt and many live with their parents. In fact, approximately 58% of 18-24 year olds lived with their parents in 2021, as well as approximately 17% of 25-34 year olds.
The reason for this trend is not difficult to pinpoint. “A staggering 70 percent of Americans between the ages of 23 and 40 who want to buy a home say they can’t afford it,” writes Peter Rex in a recent Newsweek column, “and those who can do so at a later age than anyone else. His parents”. In total, only 43% of millennials currently own a home. And with house prices up nearly 120% since 1965 (adjusted for inflation), that number is likely to remain low for quite some time.

Get to the root of the problem So why are house prices so high? It is a question that everyone asks, but for which few seem to have a good answer.
Some blame greed, but that argument is not tenable. People have not suddenly become greedier than they were a few decades ago. Another explanation is that the Federal Reserve’s printing of money is causing inflation and that is certainly part of the problem. The Federal Reserve’s purchases of mortgage-backed securities, in particular, may be inflating house prices above what they would otherwise be. But with house prices rising rapidly, inflation probably isn’t the cause of most price increases.
What is explained is the old supply and demand. Simply put, the main reason home prices are skyrocketing is because supply is tight while demand is growing.
On the supply side, there are basically two ways to expand: up and out. For one thing, cities can build taller, higher-density housing. On the other hand, they can build on new land on the outskirts of the city.
The problem is that both options are very unpopular. When it comes to building up, many people are fiercely opposed to high-density development in their local communities, and as a result, most municipalities have strict zoning laws that prevent or at least limit these types of initiatives.
However, if building outwards is suggested, it quickly meets the ire of environmentalists whose mission it is to mitigate urban sprawl, and environmentalists have also passed many land use regulations. Ontario’s Green Belt, for example, is a 2,000,000-acre swath of land surrounding Toronto that is permanently protected from development for environmental considerations.

Share