<!--:es-->El Tiempo  ( I )<!--:-->

El Tiempo ( I )

Pasado, Presente y Futuro

Sobre el tiempo se ha escrito más de un millón de teorías… si se mueve en forma lineal como explicaban los griegos, si gira en forma de espiral como suponen los cabalistas, en círculos como creen los fatalistas, si tiene ondas o  vibra como la cuerda de una guitarra según los cuánticos…
El tiempo siempre está presente en nuestra vida… desde películas de ciencia ficción donde las naves se desplazan a velocidades ínter espaciales, hasta la realidad de los pensamientos científicos, como la teoría de la relatividad de Albert Einstein, dónde analiza que el tiempo no es absoluto, ya que los sucesos físicos, tanto en el tiempo como en el espacio dependen del observador, lo más importante que demostró Einstein es que no existe un tiempo único, sino que cada individuo posee su propia medida personal del tiempo, que depende dónde está y cómo se mueve.

El Tiempo es Oro
Los primeros en medir el tiempo fueron las civilizaciones antiguas, entre ellos los aztecas, incas, toltecas, mayas, sumerios, babilonios, egipcios y griegos, y se corresponde con la observación de los astros y la especial atención que prestaban a los hechos regulares como las inundaciones, las sequías, las cosechas o la sucesión del día y la noche, en donde el ritmo de la naturaleza se impone a los hombres y son entonces los dioses quienes toman el control del tiempo, un tiempo que es sagrado,  por ello es que en la antigüedad los únicos que conocían las fechas festivas eran los reyes y los clérigos, pero la Revolución Comercial que sufre la Europa Cristiana durante los siglos XI al XIII, cambia por completo las mediciones del tiempo, en las ciudades aparece un nuevo personaje: el hombre de negocios, muy distinto a los tradicionales campesinos que vendían su cosecha o canjeaban su animales, la inserción del banquero en la sociedad medieval, crea una nueva forma de pensar y ordenar el tiempo estrechamente vinculado a la economía, comprende que no le sirve las jornadas divididas según las horas canónigas y el calendario religioso ya que no responde a los ritmos comerciales y financieros. Por ello el tiempo de la Iglesia es desplazarlo por el tiempo de la economía; un tiempo histórico, lineal, mesurable, previsible, orientado, que permitía la organización del trabajo, que fue revalorizado en función de la idea que “el tiempo es oro”…

El Tiempo Personal
Por un lado Einstein con el tiempo relativo y por otro la sociedad con el tiempo económico, nos creó una relación particular con el tiempo, obligando a todos los seres humanos a manejar parámetros distintos de acuerdo a cada forma de ser y pensar,  por esa razón existen tres formas básicas con que las personas nos relacionarnos con el tiempo:
-El tiempo presente, que transcurre del orden de la niñez y juventud al desorden de la madurez y la vejez, de la pasividad a la actividad, del nacimiento a la muerte… en esta relación con el tiempo prevalecen por sobre todo el deseo de posesiones materiales, (desde un juguete hasta una casa), y a medida que nos desarrollamos este deseo crece, esta búsqueda del presente material nos interna en un  laberinto, donde hay un solo camino correcto y una infinidad de pasajes truncos, situaciones en donde todos intentan encontrar la salida, pero solo muy pocos lo consiguen y esos son los únicos que logran el ansiado éxito…
-El tiempo pasado, del querer al ser, del deseo a la memoria, de la suposición a la realidad, de la planificación al recuerdo… es un tiempo ficticio, donde creemos que el pasado es tan importante que los recuerdos nos impiden prepararnos para el futuro, es el tiempo de la melancolía, el tiempo de los que creen que “todo tiempo pasado fue mejor”, sin comprender que no lograran el éxito en el futuro sino “rompen” sus ataduras al pasado…
-El tiempo futuro, el salto de la nada al todo, cuando el interior va expandiéndose, abriendo la mente a la esperanza, dejando paso al crecimiento, preparándose para estar en la estación en el momento que pase el tren llamado “oportunidad”, y para ello debe tener la mente alerta…

Los Amigos del Tiempo
Pero existe una relación diferente con el tiempo, que incluye el pasado, presente y futuro, y esta situación solo es comprendida por los amigos del tiempo, quienes saben manejarlo, manipularlo y cuantificarlo, son los que creen en las bondades del tiempo y no dependen de ninguna señal, de ningún camino, porque ellos señalan el camino y crean sus oportunidades. Los amigos del tiempo no se pierden en el laberinto, porque conocen instintivamente la forma de salir de él, y saben que el camino correcto aparecerá solo en el momento oportuno. Los amigos del tiempo no se voltean para ver el pasado, porque viven el presente mirando hacia el futuro. Los amigos del tiempo tienen la mente y el espíritu en expansión, siempre van por más utilizando la imaginación. Los amigos del tiempo son los que obtienen todo lo que añoran los demás, porque los amigos del tiempo no esperan las oportunidades… las crean,  en definitiva son los dueños del tiempo y por sobre todo son los dueños del futuro…
La próxima semana veremos cómo Ser Amigo del Tiempo.
Hasta la semana próxima.

Share