<!--:es-->El Congreso Quiere Ponerle un 
Impuesto a los Árboles de Navidad<!--:-->

El Congreso Quiere Ponerle un Impuesto a los Árboles de Navidad

Los árboles de Navidad son bastante impopulares, ¿verdad?

Amy Payne

La Cámara de Representantes así lo debe pensar, puesto que su proyecto de ley agraria allanaría el camino para que se pueda establecer una Junta de Promoción del Árbol de Navidad. Su propósito sería el de “mejorar la imagen del árbol de Navidad y de la industria del árbol de Navidad en Estados Unidos”.
Y se financiaría con un impuesto de 15 centavos sobre los árboles de Navidad vivos, que los vendedores podrían aplicar libremente a los compradores, los auténticos Bob Cratchit de Estados Unidos.
Hace un par de años, tras una importante reacción negativa (en gran parte debida a las iniciativas de la Fundación Heritage), la administración dio marcha atrás y decretó un aplazamiento de este impuesto. Pero ahora el Congreso podría hacerlo realidad a medida que la Cámara y el Senado están limando las diferencias entre sus proyectos de ley agraria.
Como ha comentado el experto de la Fundación Heritage Daren Bakst:
Un impuesto de 15 centavos puede no parecer mucho. Sin embargo, los impuestos provocan el desangramiento mortal a causa de múltiples cortes. Desde luego, uno de esos cortes no deberían ser los árboles de Navidad. Una forma de malograr realmente la imagen del árbol de Navidad es convertirlo en un símbolo de los impuestos durante las Navidades.
De hecho, el Congreso podría igualmente añadir un impuesto a los adornos de Navidad, pues así de relacionada con la agricultura está la mayor parte del proyecto de ley “agraria”. Las normativas “agrarias” que el Congreso está considerando incluir son:
·El 80% en cupones para alimentos: el proyecto de ley de la Cámara realizaría cambios modestos en este programa de asistencia social, pero el del Senado prácticamente no haría nada por poner freno al gigantesco crecimiento del gasto en cupones para alimentos.
· Acceso a banda ancha ultrarrápida para las zonas rurales.
· Normativas que en realidad aumentan el precio de los alimentos para los americanos.
· Conceder dinero a los agricultores por no hacer absolutamente nada.
Puede que el Congreso acuerde considerar un nuevo proyecto de ley agraria en cualquier momento. En tal caso, los contribuyentes podrían llegar a ver un desastre subvencionado con un billón de dólares, rematado con un impuesto sobre los árboles de Navidad. Es decir, una auténtica farsa.

Share