El auto conocimiento o el auto gnosis

Las personas de nuevo ingreso han de aprender tres aspectos fundamentales a saber: primero, qué el hombre tiene una personalidad propia, que ésta es energética y que a su vez, es el vehículo de expresión de nuestro modo de ser y pensar. Segundo, el Ego, energía psíquica que hace posible que el hombre posea una psicología particular.

Y finalmente como tercer punto debemos comprender que tenemos una chispa divina o fracción de alma. Como consciencia esta chispa divina es una especie muy particular de adquisición de conocimientos, es a través de ella que el hombre adquiere el conocimiento milenario y la sabiduría de los siglos.

Nuestra consciencia o esencia es lo más digno y puro en nosotros, lamentablemente el ego se apropia de esta energía divinal impregnándose dentro de ella misma opacando inevitablemente todo un potencial de valores y virtudes, facultades y poderes latentes que en virtud de la gracia divina el hombre puede desenvolver mediante la sabia y oportuna aplicación de una metodología de trabajo interior.

Una vez que el neófito ha podido comprender esto debe darse cuenta con entera claridad que posee una psicología aceptando la realidad de que el ego habitado en sí mismo es energía negativa, desplazable, multifacética y pluralizada y qué por tanto, debe eliminarse por todos los medios posibles. Nuestra psicología esta compuesta de emociones negativas y positivas.

Es decir, el ego como energía pluralizada es una legión de “yo-es” causa. Tenemos en nuestro interior una cantidad innumerable de “yo-es”. Por ejemplo: el odio, la avaricia, el miedo, la codicia, la injuria, la critica, el morbo, la ira, la intriga, lujuria, pereza y glotonería, etc.… cada uno de estos errores psicológicos conforma lo que podemos denominar un defecto de carácter, cada defecto de carácter es un “Yo”.

Así, la impaciencia y la insatisfacción también son otros yo-es que causan nuestras emociones negativas bajo conductas obstinadas y negligentes. Los yo-es son agregados psicológicos que entorpecen nuestro equilibrio espiritual, mental y físico.

Por tanto es de suma trascendencia comprender que se tiene defectos de carácter y que estos defectos son totalmente indeseables y que se pueden borrar para siempre de nuestra psiquis. La auto-gnosis inicia en el momento mismo en que el estudiante previsiona con claridad y premeditadamente que la eliminación de sus defectos es realmente un hecho concreto.

Habilitándose el estudiante claro esta para las acciones regeneradoras que brinda la Sagrada Gnosis en el sincero practicante. Es decir y para clarificar este punto es imprescindible hacer notar el anhelo sincero y profundo por la Doctrina Regeneradora para que el estudiante paso a paso pueda despertar a una Gran Realidad alejándose con destreza y profunda devoción de las veleidades y exigencias egóicas que prevalecen dentro de una sociedad cada vez mas desquiciada y materialista.

Es preciso hacer además una aclaración y siendo qué demostrado por la experiencia de los siglos la Sagrada Gnosis no es para las mayorías y si para dignos y acuciosos que merecidamente se prospecten por el sendero del Discipulado Krístico en afanosa búsqueda por saciar sus ansias espirituales en la fuente de inagotable amor y sabiduría del Kristo Cósmico.

Sin embargo y gracias a las acciones misericordiosas del Eterno Padre esta ciencia no se niega a nadie siendo qué, cada quién cuenta con una oportunidad para su auto-regeneración íntima y así pueda lograr de manera individual un equilibrio consciente y revitalizador entre lo humano y lo divino. Sea pues la Gracia del Kristo en el corazón de cada familia como bendiciones de paz, dicha y alegría.

American institute of gnostic anthropology, inc 68-374 Kieley Rd. Suite 2 cathedral city, ca. 92234 Horario: Viernes 7:30 pm. Abierto al público. Ph. (951) 782 1377 Silvia Villaseñor (714) 235 9887 Omar Verdugo e-mail: omar.verdugo@live.com.

Share