<!--:es-->Diálogo de Alto Nivel en la Agenda  EU – México<!--:-->

Diálogo de Alto Nivel en la Agenda EU – México


El hecho de que los presidentes Obama y Peña Nieto hablarán de integración y de promoción económica y de inversión y anunciaran un “Diálogo de Alto Nivel” en que la contraparte estadounidense propuso a su vicepresidente John Biden es un logro importantísimo de entendimiento entre ambas administraciones. Obama aceptó la apertura, a otros temas que son importantes para muchos otros sectores, no solo el de la seguridad sino incluyente para ONG´S y académicos, a fin de construir una visión más rica y compleja de la relación, respecto al delineamiento de las cosas que como Estado Mexicano, debemos pensar de manera consistente y sistemática de la relación bilateral, enfoque pragmático respecto a la ruta crítica de análisis de procesos; con base en las implicaciones que tenga en el entramado institucional de las políticas públicas, de amplio consenso ciudadano, con el que cuente cada país y sus grupos de influencia (Think- tank) a fin de evaluar resultados.

De ahí que las expectativas creadas en la visita de Obama a México se deben evaluar conforme a la cara pública del discurso, la interpretación del mismo, conforme al ambiente económico y contexto político actual entre ambos países. Obama respondió a la agenda latina, cuya población electoral según el Censo, representa alrededor de 12 millones son, siendo el grupo poblacional que hizo posible su reelección, lo que motivo a Obama a viajar a México y a Centroamérica a fin de impulsar su agenda económica.

Con las evidencias del análisis de contenido del texto entre ambos mandatarios se distingue entre líneas, los significados que para cada uno de ellos implica relanzar la relación entre México y Estados. En una observación más detallada se constata un giro en el significado del discurso entre ambos mandatarios, se ve de manera muy clara esta diferencia: Obama enfatizó el progreso en 15 ocasiones, oportunidad 12, partnership o asociación 11 veces y drogas 3. En cambio Peña Nieto mencionó la palabra integración Económica 17 veces, Frontera 7, Seguridad 6 veces.

Si en la práctica la apuesta es diversificar la agenda para aprovechar las oportunidades que existen entre ambos países, como aludió Obama al tema de Migración como de “sentido común”, – que es el menos común de todos los sentidos- en la realidad cotidiana es muy difícil, de un lado de la frontera, explicar el problema y, del otro, resolverlo, sin corresponsabilidad operativa.

Es imprescindible que Estados Unidos y México esclarezcan la significación de los temas, a nivel de los tomadores de decisión, gubernamental y no gubernamental. La estrategia de seguridad, es un claro ejemplo del porque Obama no insistió en una agenda fallida que tenía su gobierno con el anterior de Felipe Calderón, que insistió en su estrategia sin el aval de los especialistas.

Respecto al tema de migración que sin duda es el más importante de todos los aspectos diplomáticos entre México y EU, por la densidad humana, y el mayor peso moral y político de la relación por las condiciones de ilegalidad y vulnerabilidad en la disminución de derechos ciudadanos de la población mexicana, en su intento por conseguir una vida mejor, destaca que Peña Nieto no dijo una palabra para hablarles a esos migrantes. Los especialistas opinan que debió estar en una posición más definida, aunque también es cierto que Obama con su discurso y su actitud había copado el tema, de impulsar una reforma migratoria y su compromiso nos ayuda a pensar en una mejor relación pero hasta ahí, en los hechos, está por verse.

La frontera en Estados Unidos, en estos momentos, plantea serios problemas a las dos partes como consecuencia del narcotráfico, de un lado y de la emigración ilegal por el otro. Ambos dilemas invitan a una exploración racional de las dos partes porque, si es verdad, que, en el tráfico de drogas, la responsabilidad de México es indudable no puede eliminarse, a su vez, el significado de la demanda norteamericana.

La transformación de la economía mundial obliga a Estados Unidos y a México a una visión conjunta y equilibrada de los cambios del mundo. Asia ha pasado a ser un centro de gravitación nuevo y ya de carácter irreversible. Ello obliga a sopesar una política internacional que permita, a los dos poderes, el tránsito hacia esa inmensa mutación de los agregados económicos a escala.

México, con Estados Unidos o sin Estados Unidos, no podría dar el paso en esa dirección sin una Revolución en la Innovación (I&D), revolución que han asumido ya, sin duda, los países que han centrado el éxito del tránsito sobre una mutación educativa que posibilita el desarrollo. La fuerza de los cien mil para incrementar los intercambios estudiantiles en el Hemisferio Occidental que anunció Obama en Antropología ante cientos de estudiantes, esta creado desde marzo del 2011.

Con una matrícula de 2 millones 479 mil 366 estudiantes de licenciatura en México, de los cuales tan solo 15 mil realizan un posgrado, plantea como desafío que reducidas oportunidades para México, en comparación con India por citar que tiene 100 mil estudiantes en Universidades estadounidenses.

El tren de las oportunidades hizo escala en México es indispensable como lo mencionó Obama convertir el prejuicio en juicio de valor.

Share